La oca lingüística. JUEGO de mesa para toda la familia

La oca lingüística. JUEGO de mesa para toda la familia


La oca lingüística es un juego didáctico que invita a conocer otras lenguas nacionales, incita la curiosidad por penetrar en otras culturas y sensibiliza sobre la importancia de respetar las diversas formas de comunicarse.

Todos somos el resultado de un proceso histórico y social en el que el lenguaje desempeña un papel esencial. Para cada pueblo y cada individuo es el medio de comunicación que les permite conocer y entender el mundo que les rodea, conformar el pensamiento y sirve como un vehículo para expresar ideas, necesidades, deseos, sentimientos, saberes e inquietudes. En ese proceso, la interacción entre el sujeto y el medio sociocultural y natural, da lugar a conocimientos.

 

Nuestro país es plural, en él convergen multitud de formas de entender y vivir el mundo (cosmovisiones), la riqueza en culturas y lenguas forma parte de esta diversidad. La Lengua de Señas Mexicana (LSM) es la lengua de los sordos, es reconocida junto con las 68 lenguas indígenas —con sus respectivas variantes—y el español como lengua nacional, por lo que sus hablantes son portadores de esa gran riqueza.

No obstante, pocas veces se advierte ese aspecto enriquecedor, muchas personas conciben a los hablantes de lenguas indígenas y a los usuarios de la LSM como miembros de  grupos minoritarios y poco importantes. Quizá esto resulta de la carencia de información, por ignorancia generalizada o por una ideología discriminatoria. Cualquiera que sea la causa, no reconocer la importancia de la LSM y las lenguas indígenas genera prácticas de discriminación y violencia expresadas en comportamientos y actitudes que devalúan la pertenencia a esos grupos

 

El juego, además de alcanzar los propósitos antes mencionados, cumple con uno más: desarrollar habilidades lingüísticas orales y escritas. Cantar, contar un cuento, decir una receta de cocina, contestar una adivinanza, decir un trabalenguas, leer, escribir —en español o lengua indígena—, realizar actividades haciendo uso de la comunicación no verbal y deletrear palabras con el alfabeto en LSM, son algunas de las posibilidades que el juego presenta para que en forma lúdica niños y adultos se apropien de la palabra.

 


Para que la desvalorización de las lenguas y de los propios grupos indígenas y de sordos se revierta, es necesario establecer un diálogo entre culturas. Para construirlo se requiere hablar, escuchar y comprender al “otro” en todas sus dimensiones.

La oca lingüística es una adaptación del tradicional juego de la oca.

 

Contiene:

  • 48 tarjetas con actividades que deberán realizar los jugadores, identificadas por el dorso con una glifo que representa a la palabra, o con unas manos, que significan las palabras con señas.
  • Dos glosarios en lenguas indígenas
  • Dos alfabetos en Lengua de Señas Mexicana
  • Un tablero de 63 casillas con elementos que invitan a sus jugadores a usar diferentes lenguas y formas de comunicación; por ejemplo, en español o en lengua indígena harán lo siguiente:

• Cantar
• Decir una poesía
• Compartir una receta de cocina
• Contar un cuento
• Decir un trabalenguas
• Contar una leyenda de su barrio o su pueblo
• Contestar una adivinanza

¡A jugar se ha dicho! pulsa en esta frase para descargarlo