13 recetas de Sor Juana Inés de la Cruz.

13 recetas de Sor Juana Inés de la Cruz.

México tenía  una gran despensa de ingredientes y recetas a la llegada de los españoles y unidas a los que ellos trajeron formaron desde esa época la rica y variada cocina mexicana.

Sor Juana Inés de la Cruz (1651-1695)  fue una mujer excepcional,  una adelantada para su época, que entendió y estudió todo lo  que pudo, tanto en los libros como en su vida cotidiana, fue una enamorada del conocimiento desde niña. Estudió muchas disciplinas tales como literatura, matemáticas, astronomía, arquitectura, geometría, física, idiomas, música y para nuestro bien, cocina.

Las Recetas de Sor Juana. foto: mxcity.mx

Buñuelos de queso

6 quesitos frescos, una libra de harina, una mantequilla de a medio, derretida y el queso molido. Se aplanan después de bien amasados con palote, se cortan con una taza y se fríen.

Ante de cabecitas de negro

Un real de cabecitas, uno idem de leche, una libra de azúcar, medio de agua de azahar , todo junto se pone a hervir hasta que tome punto. Se ponen capas de mamón y de esta pasta. Se guarnece como todos estos antes.

Ante de betabel

Cocidos los betabeles con un pedazo de azúcar, mondados y molidos. A una libra de betabel id. de azúcar se echa en el almíbar que no quede muy espeso y se hace del mismo modo.

Jericaya

Se endulza la leche hervida. A una taza de leche, 4 yemas, se revuelven y echan en la taza, se ponen a hervir dentro de agua con un comal encima, y para conocer si está, mete un popote hasta que salga limpio. Después echa canela.

Torta de arroz

Se hace el arroz con Ieche, ya que está bueno se aparta y unta una cazuela con manteca y se echa la mitad de arroz en la cazuela frío, ya está prevenido el picadillo como para rellenar con jitomate, una punta de dulce, pasas, almendras, piñones, acitrón y alcaparras y se Ie echa y encima la otra mitad de arroz y puesto a dos fuegos se Ie va untando con unas plumas manteca por encima y así que está cocida se aparta.

Turco de maíz cacaguazintle

Puesto el maíz como para niscomil (sic) después lavado, despuntado y molido como para tamales se Ie revuelve manteca, azúcar y las yemas que quieras, con tal que no sean muchas; Ileva picadillo con pasas, almendra, acitrón, piñones, alcaparras, huevo cocido y una punta de dulce. Se va moliendo como para tortillas de metate y se va echando en la cazuela untada con manteca. Después el picadillo y Iuego otra capa de masa y puesto a dos fuegos untándole manteca con unas plumas y así que está cocido se Ie echa azúcar en polvo y aparta.

Clemole de Oaxaca

Para una cazuela de a medio, un puño de culantro tostado, 4 dientes de ajo asados, cinco clavos, seis granitos de pimienta, como claco de canela, chiles anchos o pasillas, como quiere, todo lo dicho molido muy bien y puesto a freír, Iuego se echa la carne de puerco, chorizos y gallina.

Torta de arroz

En una servilleta se pone a cocer el arroz, así que está cocido se Ie echa azafrán como para comer. Ya estará hecho el picadillo con pasas, alcaparras, almendras, piñones, huevo cocido, aceitunas, chilitos. Se unta la cazuela con manteca y se echa la mitad del arroz abajo y Iuego el picadillo y después la otra mitad del arroz y encima azúcar molida y se pone a dos fuegos.

Guisado prieto

En iguales partes de agua y vinagre, cocerás la carne, Iuego muele jitomate, canela, clavo, pimienta y puesto a freír con rebanadas de cebolla y perejil, bastante desahogado, así que está hecho el caldillo, su azafrán, suve (sic) haciendo como la capirotada a una capa.

Purín de espinacas

Dos reales de Ieche y dos tortas de mamón de real y medio y doce huevos. Se echan las yemas, cuatro mantequillas y dos libras de azúcar. Se muelen las espinacas y se cuelan con la Ieche y se cuece todo esto junto y se está meniando y con fuego arriba y abajo, después de cocido se aparte y enfría en un plato.

Gigote cuajado

Pica y haz gigote la gallina y sazona con todas sus especias, luego irás poniendo rebanadas de pan tostadas en una cazuela untada con manteca y así que esté puesta una capa de dichas rebanadas, se rocía con vino, y pon otra de natas de leche con canela por encima despolvoreada y clavo y pimienta; luego otra capa de pan, sigues haciendo lo mismo hasta llenar la cazuela, la que concluirás con las rebanadas, después echarás todo el caldo que quedó del gigote, echándole encima una capa de yemas de huevo batidas.

Manchamanteles

Chiles desvenados y remojados de un día para otro, molidos con ajonjolí tostado y frito todo en manteca, echarás el agua necesaria, la gallina, rebanadas de plátano, de camote, manzana y su sal necesaria.

Pollas portuguesas

Toma jitomate, perejil, yerbabuena y ajos, pícalos y con bastante vinagre, aceite y todo género de especias, menos azafrán, y las pollas con sus pedacitos de jamón ponlo a cocer bien cubierto y así que estén cocidas, echa tornachiles, aceitunas, alcaparras y alcaparrones.

PDF – 17 Juegos prehispánicos de carácter ritual.

PDF – 17 Juegos prehispánicos de carácter ritual.

Los juegos pertenecen a las fiestas celebradas en la ciudad de México, en el periodo anterior inmediato a la “conquista”…

En México se pretendía obtener de la mayoría de los juegos rituales un beneficio de muy distinta naturaleza… la aspiración máxima del hombre azteca era provocar mágicamente, por medio de la ceremonia ritual, la prolongación del periodo presente de vida humana sobre la tierra…

Las ciudades nahuas no entraban en competencia. Cada una tenía sus propios hombres, hijos o enemigos capturados en combate, para la celebración de los juegos. Si el juego ritual se practicaba, los beneficios mágicos se obtenían. El vencedor, en todos los casos, pertenecía a la ciudad, que no tenía necesidad de preparar especialmente a uno o a otro para obtener el éxito deseado. Si el cautivo de guerra lograba lucirse en el juego, su fama era recibida con júbilo en su patria; pero era, en todo caso, hijo ya del pueblo que lo había capturado y que lo destinaba al sacrificio, pariente íntimo del guerrero que lo había vencido en el campo de batalla. La presencia de enemigos en los juegos rituales se limitaba a los gobernantes, y aun ellos eran invitados y mantenidos en secreto por el tlatoani azteca para no incitar la furia del pueblo.

Alfredo López Austin (versión, introducción y notas)

I. Rayamiento (Tlahuahuanaliztli) PDF (1.2 MB)
II. Escaramuza de los xipeme y los tototectin PDF (1 MB)
III. Persecución del Tetzompacqui PDF ( 1.2 MB)
IV. El regreso de los sacerdotes PDF ( 1 MB)
V. El castigo de los sacerdotes PDF ( 1 MB)
VI. Caída del Xócotl (Xocotl huetzi) PDF ( 1.2 MB)
VII. Escaramuza blanda (Zonecali) PDF ( 1 MB)
VIII. Escaramuza de zacate o escaramuza que se hace en la noche (Zacali o Moyohualicali) PDF ( 995 KB)
IX. Se deja la máscara de muslo PDF ( 999 KB)
X. Se deja la piel de Toci PDF ( 1 MB)
XI. Prácticas de tiro y cacería de Mixcóatl PDF ( 1 MB)
XII. Viaje de Páinal, “empapelamiento”, carrera de los tlachialoni y conducción de la Serpiente de fuego PDF ( 1.2 MB)
XIII. Escaramuza de Choncháyotl (Chonchayocali) PDF ( 1 MB)
XIV. Carrera de la flor (Xuchipaina) PDF ( 994 KB)
XV. Se dan lechuzazos (Nechichicuahuilo) PDF ( 1 MB)
XVI. Conducción del fuego nuevo PDF ( 1 MB)
XVII. Juego de pelota de hule (Ollamaliztli) PDF ( 1.1 MB)

 

 

 

D. R. © 2018. Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas. Circuito Mtro. Mario de la Cueva s/n, Ciudad Universitaria, Coyoacán, 04510. Ciudad de México. ISBN: [Sin ISBN]. Formato: PDF. Peso: 25 MB. Publicado en línea: 21 de noviembre de 2018. Juegos rituales aztecas (formato PDF), versión, introducción y notas de Alfredo López Austin, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas, 1967 (Cuadernos Serie Documental 5)

Foto de portada. 

Nahuatlismos – MÉXICO se escribe con X – Libro para niños

Nahuatlismos – MÉXICO se escribe con X – Libro para niños

Cuando los españoles llegaron a México aprendieron muchas cosas de los nativos indígenas y también les enseñaron cosas nuevas.
Con el paso del tiempo, los mexicanos fueron conviviendo con ellos y aprendiendo su idioma; al pasar los años llegaron a mezclar el náhuatl con el español, creando nuevas palabras que hoy se conocen con el nombre de nahuatlismos.

Aquí aprenderás algunos de ellos, y descubrirás que ¡siguen siendo utilizados en la actualidad!

Glosario donde encontraremos gran variedad de palabras que tienen su origen en el Nawatl. Escrito por Brenda Cantú, quien es investigadora y nahuatlata egresada de la UNAM.

Este libro acerca a los niños y jóvenes a la literatura que afirme su identidad como mexicanos y contribuye a que conozcan, se familiaricen y apropien de nuestras lenguas indígenas.

Autor: Cantú Bolán, Brenda

Datos suplementarios: Traducción al inglés de Adam Critchley. Ilustración de portada de Citlalin Arcos.
Lugar de edición: Ciudad de México
Editorial: Editorial Resistencia
Año de edición: 2018
ISBN: 9786078583010
Género: Crítica y estudios sobre géneros varios – Libros individuales
Tipo de lectura: Literatura para niños y jóvenes

Tipo de literatura: Literatura escrita

Edición bilingüe
Informes:  editorialresistencia.com.mx
Un complejo caldo llamado “La vaca de carnaval”

Un complejo caldo llamado “La vaca de carnaval”

El pueblo de Aculco es uno de esos lugares que no necesitan muchos atractivos o una infraestructura turística compleja para transmitir la magia y la tranquilidad de la zona. Sus casas de fachadas blancas con techo a doble teja reflejan la luz del sol que se logra escapar entre los cúmulos de nubes que concurrentemente opacan su cielo, el aire cálido de la mañana se transforma en gélidas brisas mientras el día pasa y los aculquenses se dedican a trabajar sus tiendas, entrar al Templo de San Jerónimo, descansar en las cascada de Tixindú o a elaborar y vender el producto emblemático del pueblo: los quesos.

Debo admitir que aunque la variedad de quesos que existe en este poblado es muy buena (los hay manchegos adobados, con chile manzano, con epazote o naturales, ranchero, de morral, Oaxaca normal y ahumado) no fue lo que más me sorprendió de mi última visita, sino un complejo caldo que, bajo el orgullo y el respeto de sus cocineros, logra transmitir los sabores poco explorados de este municipio mexiquense; me refiero a La Vaca de Carnaval.

Gunyó Oriente es una localidad a 5 km al norte del pueblo de Aculco, tiene una población bastante pequeña que se dedica principalmente a las labores del campo o tareas del hogar. Las casas esparcidas en la llanura marcan sus límites con nopaleras o milpas, manteniendo esa esencia mexiquense que juega entre lo rural y lo urbano. Bajo este contexto sucede cada semana antes de la cuaresma (febrero o marzo) el carnaval de Gunyó en el que el momento más esperado es el basto convite donde se sirve el platillo local llamado “Vaca de Carnaval”.

 

Su elaboración se planea con tiempo pues el mayordomo de la fiesta debe contemplar los gastos para la compra de sus ingredientes y se dedica a pedir la cooperación a los habitantes semanas antes. Después se encargan las reses que dependiendo de la suma recuperada pueden ser de 10 a 15, aunque nunca sobra comida pues los pueblos cercanos saben que la generosidad de los pobladores está dispuesta a regalar un plato de comida a quien guste llegar a la fiesta. Tras el sacrificio de las vacas las cocineras deben apresurarse a preparar la salsa para colorear el caldo, a limpiar los xoconostles, a cocer frijoles y picar los nopales, todo lleva su tiempo pero es la carne que se cuece por 10 horas sobre un fuego de leña la que protagoniza las cocinas de Gunyó.

Durante los 3 días que dura el carnaval (domingo, lunes y martes) el caldo de vaca no puede faltar; se sirve en un cajete al que se le puede agregar nopales cocidos, frijoles de la olla o pedazos de xoconostle que se exhiben en charolas que cargan y ofrecen los mismos pobladores. Al final se termina con un platillo sustancioso parecido al mole de olla pero con sabor a leña y calidez aculqueña.

Ya que es complicado acudir al carnaval de Gunyó solo para degustar esta receta el Restaurante “Los Jarritos”, ubicado dentro de una casona antigua y unas ruinas virreinales, lo ofrece en su carta junto con más platillos regionales. Aquí el caldo se elabora únicamente con arrachera e, incluyendo el producto estrella del pueblo, se le añaden trozos de queso Oaxaca.
Es interesante saber que son las pequeñas localidades las que mantienen los sabores genuinos del lugar, y que Aculco, un pueblo que no despunta en los destinos populares del Estado de México, sepa salvaguardarlos y ofrecerlos como una extensión más de su magia.

La vaca de carnaval

Rinde: 12 pax Categoría: Sopas y Caldos
Recuperada: Cocinera(o): Omar Fabio
Tiempo: Comida Zona: Gunyó, Aculco, Mazahua
Tipo: Festiva: Carnaval Época:

 

Esta es la versión del Restaurante “Los Jarritos” que se elabora en escala pues es complicado preparar un caldo con la res entera fuera de las fiestas del Carnaval, no obstante mantiene el buen sabor de la versión original.

El chef del lugar también prefiere dejar hervir por 10 horas o más el caldo, usando durante las primeras 2 leña para aportar un sabor más auténtico. Puede replicarlo aunque si le parece muy complicado simplemente deje que la carne se cueza y el caldo tome sabor (para concentrarlo puede añadir huesos de res).

Ingredientes: Procedimiento:
·         2 kg de arrachera natural

·         8 lt de agua

·         10 chiles pasilla

·         1 ½ cdas de orégano

·         4 ajos

·         8 pimientas

·         800 gr de frijoles

·         8 nopales cortados en tiras

·         8 xoconostles limpios y cortados en tiras

·         Queso Oaxaca

1.       Hidrate los chiles con agua caliente y muélalos con el orégano, los ajos y la pimienta

2.       Añada el agua a la salsa e integre la carne y los frijoles. Utilice preferentemente leña para hervir el caldo durante la primera hora

3.       Pasado el tiempo añada los xoconostles y los nopales y deje hervir a fuego bajo hasta que el agua se haya reducido a la mitad

4.       Al servir añada hebras de queso Oaxaca al gusto

 

 

 

 

 

 

Escrito por Edgar Cruz Delgado.

Referencias

Notas de viaje

Restaurante “Los Jarritos”, Riva Palacio #2 (Para llegar se toma la calle del Oxxo que está al lado del palacio municipal y tras una cuadra aparece el negocio)

 

Altares funerarios del Zapotal Veracruz.

Altares funerarios del Zapotal Veracruz.

Durante 1971 las noticias acerca del hallazgo de grandes figuras de mujeres y de diosas modeladas en arcilla circulaban entre los campesinos que vivían en los alrededores de la Laguna de Alvarado, en el municipio de Ignacio de la Llave, Veracruz.

Al poco tiempo llegaron a la región los arqueólogos de la Universidad Veracruzana, quienes averiguaron que algunos pobladores del paraje conocido como El Zapotal, ubicado al oeste de la Laguna de Alvarado, habían efectuado excavaciones clandestinas en un conjunto de montículos, algunos de hasta 15 metros de altura; la gente los había bautizado como los cerros del gallo y de la gallina, y precisamente en una plataforma entre ambos montículos alguien metió sus palas, descubriendo las tan comentadas terracotas.

El arqueólogo Manuel Torres Guz­mán dirigió la exploración durante algunas temporadas que cubrieron aquellos años de la década de los setenta, logrando descubrimientos cada vez más sorprendentes. En la actualidad sabemos que el hallazgo corresponde a un santuario dedicado al dios de los muertos, donde se ofrendaron multitud de figuras modeladas en arcilla, así como cerca de un centenar de individuos, constituyendo el más complejo y fastuoso rito funerario del que conservamos noticia.

Aquella gran ofrenda, que cubrió varias capas estratigráficas, fue dedicada al señor de los muertos, cuya imagen, también modelada en arcilla, curiosamente se quedó sin cocer. El dios al que los hablantes de náhuatl llamaban Mictlantecuhtli se encuentra sentado en un trono fastuoso, cuyo respaldo se integra al enorme tocado que luce el numen, donde están presentes cráneos humanos de perfil y cabezas de lagartos y jaguares fantásticos.

En El Zapotal, el descubrimiento de los arqueólogos muestra una gran complejidad en la disposición de las ofrendas. En un nivel por encima del santuario del señor de los muertos, ubicado en el área más profunda, se hallaron cuatro entierros secundarios, en los que destacaba la presencia de figurillas sonrientes, algunas de ellas articuladas, acompañadas por esculturas de barro más pequeñas que representaban animales.

Encima de este conjunto fueron colocados grupos de figurillas modeladas en arcilla y ricamente ataviadas, recreando sacerdotes, jugadores de pelota, etcétera, junto con pequeñas representaciones de jaguares con ruedas. Lo más sorprendente fue el descubrimiento de una especie de osario de dimensiones extraordinarias, que en algunos casos alcanzó hasta los 4.76 metros de altura, y que a manera de sacra y monumental columna vertebral, estaba consti­tuido por 82 cráneos, huesos largos, costillas y vértebras.

Más cerca de la superficie, en lo que arqueológicamente se definió co­mo una segunda capa o estrato cultural, se encontró una multitud de esculturas en arcilla, de pequeño y mediano formatos, del estilo artístico que se ha definido como “figuras de rasgos finos”, destacando la imagen de un sacerdote que carga un jaguar sobre sus espaldas, dos individuos que llevan una caja ritual y la representación de un devoto del dios de la lluvia. Parecería que la intención de quienes realizaron la ofren­da era recrearse a ellos mismos en el momento culminante de la ceremonia.

En el primer estrato dominaba la presencia de las llamadas Cihuateteo, representaciones de deidades fe­me­ninas, con los torsos desnudos y ataviadas con tocados zoomorfos y faldas largas que se sujetaban con cinturones de serpientes. Ellas simbolizan a la tierra, que cubre el reino del inframundo, y son la síntesis de la fertilidad femenina que acoge también el cuerpo de los difuntos en sus primeros pasos por el camino de la oscuridad.

En la región del Sotavento veracruzano, dominada por las lluvias y un singular verdor, se encuentra una de las representaciones más impactantes conocidas de Mictlantecuhtli, “El señor del mundo de los muertos”. Con los brazos extendidos sobre su trono, la deidad prehispánica simula incorporarse para estar en comunión con quienes habitan su reino. Por haberse creado hace más de un milenio (300-900 d.C.), resulta increíble que esta escena conserve toda su fuerza expresiva.

Arcillas y tierra sin cocción, enlucidos de cal y arena, pigmentos y aglutinantes de origen orgánico son los principales materiales que se articulan en este conjunto que recrea magistralmente el Mictlan. La escena (que se extiende sobre una superficie de 6.93 m de ancho y 9.30 m de largo, y alcanza una altura de 1.90 m con la escultura entronizada de Mictlantecuhtli) es una obra maestra del modelado en tierra, máxima expresión de la cultura Remojadas, que se asentó en el centro del área de la Mixtequilla.

Lo que se conserva es un segmento del santuario, cuyas paredes laterales estuvieron decoradas con escenas de procesiones de sacerdotes sobre fondo rojo, y con la figura del dios, su trono y su tocado; se con­servan también algunos segmentos pintados del mismo color.

Para saber más:

Pasajes de la Historia No. 5 Los señoríos de la Costa del Golfo / diciembre 2000.
Las tumbas con mausoleos de la región Central de Veracruz, José García Payón.

 

 

 

 

 

Escrito por Arvin Hernández V. en Rumbos de la Historia / Facebook

 

 

 

 

Nueva App “Vamos a aprender mixteco”

Nueva App “Vamos a aprender mixteco”

Aprende la lengua Ñuu Davi de Sta. Inés de Zaragoza, Oax., una variante del mixteco de la familia lingüística oto-mangue. La aplicación, desarrollada en el Laboratorio de Ciudadanía Digital, permite navegar por 20 lecciones en las que aprendes a saludar, escribir y contar; además de conocer el sistema de vida comunitaria, los animales domésticos y silvestres y la composición geográfica de la comunidad de Sta. Inés.

DESCARGA 

Descubre la UNAM 4 nuevas especies de agave en México.

Descubre la UNAM 4 nuevas especies de agave en México.

Cuatro nuevas especies de agaváceas, una de ellas presente en códices indígenas, pero sin estar documentada por la ciencia, fueron descubiertas por expertos de la UNAM.

Abisaí García Mendoza, curador de la Colección Nacional de Agaváceas y Nolináceas del Instituto de Biología (IB), explicó que las nuevas especies descritas en la revista Acta Botánica Mexicana, son originarias del sur del país.

“Con el incremento de la demanda de mezcal en el país, se están aprovechando especies que antes no se usaban, sin saber que algunas son nuevas para la ciencia, lo que pone en riesgo su sobrevivencia”, alertó el especialista.

Las cuatro nuevas especies descritas en enero de 2019 son:

A. quiotepecensis. Quiotepec es un pueblo oaxaqueño; su nombre en náhuatl significa ‘cerro de quiotes o magueyes’, de ahí el nombre de quiotepecensis”

A. gypsicola, mejor conocida como ‘maguey blanco’ (xavi kuiji), endémica de Tlaxiaco; florece entre enero y marzo. Gypsi se refiere al yeso, y cola es habitante, entonces es habitante de los yesos, porque crece en una zona donde los suelos son, literalmente, de talco de yeso

Agave gypsicola.

A. megalodonta, mejor conocida como ‘maguey espumoso’, se ubica en la cuenta del río Balsas. Recibe su nombre debido al gran tamaño de sus espinas al margen de la hoja. Ocasionalmente los habitantes de la zona la usan en la producción de mezcal

Agave megalodonta.

A. lyobaa, originaria de Tlacolula, Oaxaca. Recibió esa denominación en honor a la ciudad prehispánica de Mitla, cuyo nombre en zapoteco es Lyobaa, que significa “lugar de tumbas” o “lugar de descanso”. Es conocida por los habitantes del municipio como shtob bnjih (maguey del duende) o maguey coyote

Agave lyobaa.

 

Estas especies están amenazadas por la industria del mezcal, pues se usan las poblaciones silvestres con ese fin. No tenían nombre científico, hasta este año. Ahora los mezcaleros  saben que la tienen que cuidar, propagar y regular su uso.

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente:

 -DGCS-264
Ciudad Universitaria.
06:00 hs. 17 de abril de 2019

 

 

Descarga el libro “La Reserva de la Biósfera El Triunfo, avances y necesidades de investigación y conservación” 

Descarga el libro “La Reserva de la Biósfera El Triunfo, avances y necesidades de investigación y conservación” 

Recién salido del horno, el libro digital “La Reserva de la Biósfera El Triunfo, avances y necesidades de investigación y conservación” cuyos editores son Paula L. Enríquez, Rubén Martínez Camilo y Mireya Carrillo Garcia, es resultado del esfuerzo y trabajo de un grupo de colegas de ellos que por varios meses brindaron sus mejores esfuerzos con el fin de recopilar mucha de la información generada en esta maravillosa reserva del estado de Chiapas.

La Reserva de la Biosfera El Triunfo fue decretada el 13 de marzo de 1990, y en 1993 se integró a la Red Internacional de Reservas de la Biosfera del Programa El Hombre y la Biosfera de la UNESCO. Esta reserva presenta una superficie de 119177 ha, y se localiza en la parte central de la Sierra Madre de Chiapas, la cual constituye un extenso sistema montañoso en la cordillera que se extiende hasta Centroamérica.

Ubicación de geográfica de la reserva de la biosfera El Triunfo en el estado de Chiapas, México (Foto: tapirmexico.blogspot.com)

La Sierra Madre de Chiapas durante algún tiempo fue la vía de comunicación entre la costa del Pacífico y la meseta central o valles centrales de Chiapas. Los caminos que existían no sólo se usaban como vías de paso, desplazamiento o traslado sino también eran un componente importante de migración de personas. Las zonas altas de la sierra por mucho tiempo permanecieron deshabitadas, y solo en las partes bajas de la región había poblados o comunidades humanas. El incremento de la población humana en la sierra se intensificó cuando se establecieron grandes fincas cafetaleras (Cuxtepec, Prusia, Liquidambar, Santa Cruz, Monte Grande y Catarinas); esta actividad agrícola ha sido una parte impor tante en este proceso de poblamiento e importancia económica en la región.

DESCARGA