Historia del Códice Magliabechiano

Historia del Códice Magliabechiano

El Códice Magliabechiano es un libro en cuarto, pero con unas medidas de folio de 16 cm. de altura por 22 cm. de ancho. Es decir, su formato es apaisado (Martínez 1989: 338), de ahí la disposición de las imágenes y textos, que se refleja en el recto del folio y en el verso del anterior, respectivamente, salvo en las secciones que implican repetición de figuras de menor tamaño: mantas rituales, cuenta de los 20 días y ciclo de años (figura 193).

Se encuentra actualmente en el Biblioteca Nacional de Florencia (Italia) bajo la signatura Ms. Magl. Cl. XIII. 3 (Banco Raro 232), habiendo pertenecido a la biblioteca personal de Antonio da Marco Magliabechi, un bibliófilo florentino. En su folio 1 -r se recoge el titulo original del mismo: libro de la tildo, que los yndios antiguamente. hazian. y supersticiones y malosritos que tenian. y guardavan (Códice Magliabechiano 1970: fol. 1 -r)230.

La historia del Códice Magliabechiano es desconocida entre la segunda mitad del siglo XVI, probable fecha de realización, y 1714, momento en el que se encontraba en manos de Antonio da Marco Magliabechi (Boone 1983: 8). Se supone que anteriores dueños del mismo pudieron ser Nicolás Antonio, Carlos de Sigúenza y Góngora y Giovanni Francesco Gemelli Carreri (Boone 1983: 10). Tras la muerte de su último poseedor privado el libro pasó a formar parte de la biblioteca florentina antes citada.

En cuanto a sus características fisicas, el Códice Magliabechiano está hecho con papel verjurado europeo de la marca de la mano datado en el siglo XVI. Consta de 92 folios originales numerados, aunque contiene tres hojas de guarda añadidas, con toda probabilidad, entre 1903 y 1970, cuando fue reencuadernado; así como otra entre las guardas y el primer folio paginado, posiblemente unido por su poseedor, Antonio da Marco Magliabechi, donde se encuentra la siguiente nota: XIIANON. vida de los yndiois

En cuanto al contenido general del Códice Magliabechiano ha sido ofrecido por los distintos autores que se han ocupado de su estudio, estableciendo diversas secciones temáticas en el documento:

Mantas
Los 20 signos de los días
Conjunto de 52 años
Fiestas Mensuales
Otras Fiestas y Ofrendas
Fiestas móviles
Dioses de la embriaguez, en medio Mictlantecuhtli, Macuilxochitl y juego delpatolli y Quetzalcoatl
Mictlantecuhtli, ritual de enterramientos y de muertos, imposición de cargo.
Distintas ceremonias y ofrendas
Dioses del Pulque y Deidades relacionadas
Dioses Misceláneos, Ritos y Costumbres

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En nuestra imagen de portada se trata de una “escena de embriaguez en la fiesta del día 2 conejo”,  Códice Magliabechiano, f. 85r. Reprografía: Marco Antonio Pacheco / Raíces

** Texto: TESIS doctoral / Juan José Batalla Rosado:  “EL CÓDICE TUDELA o CÓDICE DEL MUSEO DE AMERICA y el GRUPO MAGLIÁBECHIÁNO”, Universidad Complutense de Madrid, 1999. 6.1.3. El Códice Magliabechiano pag. 314 webs.ucm.es

Conjuro MÉDICO nahua para provocar el amor ❤️

Conjuro MÉDICO nahua para provocar el amor ❤️

El conjurador se sitúa en el lugar mítico propicio para el amor (el lugar del cerro del espejo, el lugar del encuentro) para clamar por mujer. Se gloria de contar con el auxilio de su hermana Xochiquétzal, que pudiera ser, más que la diosa que acude en su auxilio, un instrumento mágico para atrapar. Desconfía de la debilidad de la mujer deseada, considerándola posible diosa; insta a que se realice lo apetecido de inmediato; se da nombres y atributos divinos, blasonando su origen; repite fórmulas, y termina en tropos muy oscuros. Es de los conjuros más difíciles de entender. El texto está
mutilado por el excesivo escrúpulo del colector.

En el lugar del cerro del espejo, en el lugar del encuentro,
yo llamo mujer, yo canto por mujer.
Aquí me aflijo; vengo a afligirme.
Ya llevo a mi hermana mayor, Xochiquétzal,
con una serpiente se viene cubriendo,
con una serpiente se viene ciñendo,
viene atándose los cabellos.
Ya ayer, ya pasado mañana
con ella lloro, con ella me aflijo.
Tal vez sea verdadera diosa,
tal vez sea verdadera potentada.
¿Acaso hasta mañana? ¿Acaso hasta pasado mañana?
En seguida, ahora.
Yo mismo, yo soy el joven,
yo soy el enemigo,
también irradié, también hice amanecer.
¿Acaso vine a cualquier parte?
¿Acaso en cualquier parte salí?
Allí fui, allí salí …
Tal vez sea verdadera diosa,
tal vez sea verdadera patentada.
¿Acaso hasta mañana, acaso hasta pasado mañana la veré?
En seguida, ahora.
Y o mismo, yo soy el joven, yo soy el enemigo.
¿Acaso soy en verdad el enemigo?
En verdad no soy el enemigo:
sólo soy el dado a las mujeres

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente:  Hernando Ruiz de Alarcón “Conjuros médicos” p. 145
Textos de medicina náhuatl  – Alfredo López Austin

Nuesta hermosa foto de portada viene de “Las maneras muy mexicanas (y efectivas) de curar un corazón roto
Escrito por Miranda Guerrero, en bienmexa.com date la vuelta…

 

BIOPESTICIDAS: 12 recetas caseras. Guía práctica campesina.

BIOPESTICIDAS: 12 recetas caseras. Guía práctica campesina.

¿Qué son los biopesticidas?

Son preparados que se elaboran a base de productos naturales, como plantas, flores y frutos que por lo general se encuentran en el campo y que tienen propiedades insecticidas, fungicidas, bactericidas y acaricidas. Es decir, ayudan a controlar todos los organismos que llegan a constituirse en plagas o que causan enfermedades a las plantas.

¿Por qué se llaman biopesticidas?

Se los llama biopesticidas porque son preparados biológicos, hechos con especies sacadas de la naturaleza. Al llamarlos así se busca diferenciarlos de los pesticidas químicos usados con tanta frecuencia en la agricultura convencional.

¿Cómo se preparan?

Infusión Se preparan de la misma forma en la que se prepara un té de hierbas, sumergiendo en agua hirviendo las partes
tiernas de las plantas como flores y hojas para extraer sus sustancias activas.

Decocción Se preparan haciendo hervir, no más de 30 minutos, las partes duras de las plantas como las hojas coriáceas, la corteza de árboles, las raíces, semillas, cáscaras, etc., para extraer sus sustancias activas.

Macerado Se emplean plantas frescas o secas colocadas en agua durante no más de 3 días, cuidando que no fermenten.

Se prepara sumergiendo los insumos del preparado en una bolsa permeable, tipo bolsa de té, en agua fría o tibia
por menos de un día.

Fermentación – Purín. Partes de las plantas se colocan en bolsas permeables y sumergen en un recipiente con agua. Se revuelve todos los días, aproximadamente durante 1 a 2 semanas, hasta notar un cambio de color. El recipiente debe ubicarse en un lugar bajo sombra.

Caldos Dilución de minerales de manera de hacerlos solubles para el control de enfermedades fungosas de
las plantas. Lo que se busca en todos los casos es extraer de los materiales vegetales la sustancia que tiene efecto repelente, insecticida o fungicida. Esa sustancia se llama principio activo.

Macerado y purín de ortiga
Té de ruda
Macerado de ajo
Macerado de cebolla
Caldo de cenizas
Té de tomillo
Macerado de manzanilla
Macerado de ciboulette
Infusión de orégano
Té de espuela de galán o capuchina
Caléndula
Pasta poda
Recomendaciones generales

Descarga el documento pulsando en Recetas caseras de abonos orgánicos y biopesticida

Esta guía práctica campesina ha sido posible gracias a la colaboración entre el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Unión Europea (UE) y la Corporación El Canelo de Nos, de Chile, en el marco del “Programa de lucha y apoyo a políticas públicas contra la desertificación aplicado en comunidades y municipios rurales en las zonas ecológicas áridas y subhúmedas secas en América del Sur”, ejecutado por el PNUD, con financiamiento de la UE.

 

Textos de Medicina NÁHUATL en PDF / Alfredo López Austin – UNAM

Textos de Medicina NÁHUATL en PDF / Alfredo López Austin – UNAM

Estudio de los conceptos relacionados con la medicina y el cuerpo humano entre los antiguos mexicanos y algunos grupos nahuas modernos. Incluye textos en náhuatl y una amplia terminología en esta lengua, relacionada con el tema. El autor maneja diversas fuentes que abarcan del siglo XVI a nuestros días.

CONTENIDO

Portada y contraportada PDF (320 KB)
Índice general PDF (122 KB)
INTRODUCCIÓN
Mesoamérica y los nahuas
Enfoques del estudio de la medicina prehispánica
El origen de la medicina náhuatl
Lo frío y lo caliente, un ejemplo del problema de origen
La doctrina del humorismo
Suposiciones de la degeneración de la doctrina del humorismo
Lo frío y lo caliente, su posible origen americano
Los dioses, la enfermedad y la muerte
Los hombre dañinos
Diagnóstico y pronóstico
La teoría médica
La terapéutica
Los médicos
Los textos de medicina náhuatl
PDF (2.61 MB)
I. DE LAS ENFERMEDADES DEL CUERPO HUMANO 
Fray Bernardino de Sahagún
Presentación de los textos
Enfermedades de nuestro cuerpo. I (Tepepulco)
Enfermedades de nuestro cuerpo. II (Tepepulco)
De las enfermedades del cuerpo humano y de las medicinas contra ellas (México-Tlatelolco)
PDF (883 MB)
II. DE LAS MEDICINAS
Fray Bernardino de Sahagún
Presentación de los textos
Relación breve del Código Matritense de la Real Academia de la Historia
Relación extensa del Códice Florentino
PDF (483 KB)
III. DE LAS PARTES DEL CUERPO HUMANO
Fray Bernardino de Sahagún
Presentación de los textos
Partes exteriores del cuerpo
Partes interiores del cuerpo
PDF (155 KB)
IV. LIBELLUS DE MEDICINALIBUS INDORUM HERBIS
Martín de la Cruz
Presentación de los textos
Algunos capítulos del Libellus
PDF (1.02 MB)
V. HISTORIA DE LAS PLANTAS DE NUEVA ESPAÑA
Francisco Hernández
Presentación de los textos
Algunos capítulos de la Historia de las plantas
PDF (739 KB)
VI. RELACIONES GEOGRÁFICAS
Presentación de los textos
Respuestas de algunos pueblos a las preguntas 17 y 26
Relación de Tetzcoco, por Juan Bautista del Pomar, 1582
PDF (758 KB)
VII. CONJUROS MÉDICOS
Hernando Ruiz de Alarcón
Presentación del texto
Los conjuros
PDF (1.26 MB)
VIII. LA MEDICINA DE LOS MEXICANOS
Francisco Javier Clavijero
Presentación de los textos
Conocimiento de la naturaleza y uso de los simples medicinales
Infusiones, emplastos, aceites
Sangrías y baños
El temazcal o hipocausto mexicano
Cirugía
PDF (394 KB)
IX. LA NOMENCLATURA DE LOS VEGETALES
Francisco del Paso y Tronco
Presentación del texto
Nomenclatura
PDF (887 KB)
X. SANTIAGO TUXTLA, VERACRUZ, CULTURA Y SALUD
Isabel Kelly, Héctor García Manzanedo y Catalina Gárate de GarcíaPresentación de los textos
Enfermedades seleccionadas de niños (mueso, aferecía, empacho, caída de la mollera)
Mal de ojo
Bilis, “dolor” latido
PDF (344 KB)
XI. RELATO SOBRE LLAMADO DE TONA
Luis Reyes García
Presentación del texto
Relato sobre llamada de tona
PDF (174 KB)
BIBLIOGRAFÍA PDF (318 KB)
Publicación en línea: 3 de mayo de 2017
DR © 2017. Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas. Circuito Mtro. Mario de la Cueva s/n, Ciudad Universitaria, Coyoacán, 04510. Ciudad de México. ISBN 968-36-2988-1. Formato: PDF. Peso: 21 MB. Publicado en línea: 3 de mayo de 2017.
 López Austin, Alfredo, Textos de medicina náhuatl, 4a. edición, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas, 1993,
Huaves, mareños…  “la gente que se pudre en la humedad”

Huaves, mareños… “la gente que se pudre en la humedad”

Además de designar a un grupo etnolingüístico, el término huave ilustra una relación interétnica. Los zapotecos acuñaron el término para referirse a “la gente que se pudre en la humedad”, dibujando así una frontera con el conjunto de poblaciones vecinas que se ubican entre el mar y las lagunas.

Hacia finales del periodo precolombino, los zapotecos de Zaachila descendieron a las planicies del Istmo, aprovechando la debilidad de los mixes y huaves tras el paso por sus tierras de los ejércitos de Moctezuma hacia el Soconusco, que obligó a los huaves a retirarse hacia el mar y a los mixes a refugiarse en las montañas. Durante esta época, el Istmo de Tehuantepec constituía una zona estratégica para las rutas comerciales que se trazaban entre el Altiplano central y la región del Soconusco, en el actual estado de Chiapas. Vecinos cercanos a los zoques de la reserva natural de los Chimalapas, los huaves ocupaban en aquel entonces una porción importante de la costa chiapaneca,  y sus poblaciones representaban puntos de apoyo para los comerciantes mexicas que transitaban la antigua ruta de la sal. La incursión de los zapotecos en el Istmo, motivada en parte por la libertad que los huaves concedían a los mexicas en su paso hacia el Soconusco, provocó que los asentamientos originales se redujeran finalmente a un conjunto de poblaciones costeras, cuyos habitantes, por su ubicación en el litoral, adquirieron con el tiempo el nombre de mareños.

Aislado del centro por la masa montañosa de Oaxaca, el Istmo de Tehuantepec se convirtió durante el periodo colonial en la alternativa meridional del comercio. Al ser el centro de acopio de numerosas mercancías, que se canalizan a sitios tan distantes como Oaxaca y Guatemala, la villa de Tehuantepec adquirió desde entonces una importancia que sólo habría de compartir más tarde con la ciudad de Juchitán, cuando la construcción del ferrocarril convierte al Istmo en una de las regiones de mayor crecimiento demográfico a lo largo del siglo XIX.

La especialización de los huaves en los productos marítimos los orillaba a obtener recursos agrícolas de los grupos que se asentaban en el interior de la región, pero este intercambio se simplificaba principalmente gracias a los zapotecos del Istmo, quienes habían hecho del maíz y de otros recursos agrícolas productos de exportación.

En su forma tradicional, la pesca de escama y camarón estuvo durante varios siglos ligada a la organización comunitaria. En San Mateo del Mar, por ejemplo, las actividades pesqueras se dividían de acuerdo con un principio generacional que distribuía a los pescadores en los extremos del poblado. Mientras los niños y los ancianos solían pescar al sur del municipio, en el extenso estero que se forma con las precipitaciones pluviales, las lagunas septentrionales se destinaban a los jóvenes y hombres maduros, capaces de navegar en aguas más profundas y turbulentas…

 

 

 

 

 

 

 

 

NOTA SOBRE EL AUTOR
Saúl Millán es etnólogo. Doctor en Ciencias Antropológicas. Actualmente es profesor-investigador de la Escuela Nacional
de Antropología e Historia del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Si deseas consultar el documento completo puedes hacerlo pulsando en Huaves 

Nuestra Señora de las Iguanas, Graciela Iturbide 1979

Nuestra Señora de las Iguanas, Graciela Iturbide 1979

Es Sobeida Díaz, juchiteca retratada por Graciela Iturbide en 1979

Fotógrafa sin prisa, alumna de Manuel Álvarez Bravo y acreedora de los premios fotográficos más importantes, entre ellos el Hasselblad, Graciela Iturbide es la doña de la fotografía mexicana. Una de sus fotos más conocidas es “Nuestra señora de las iguanas” tomada en 1979 y que retrata a Zobeida Díaz en Juchitán, una vendedora que lleva su mercancía en la cabeza como si fuera una corona. El rostro de Zobeida muestra fortaleza y seriedad; la figura femenina se impone para transmitir confianza y seguridad. Lo humano y lo animal parecen conjugarse para crear un ser mítico; la mirada de ella se dirige hacia lo más alto, pero también las iguanas parecen erguirse como si aspirarán a algo más: “Sólo una foto, de las doce que tomé de ella, me agradó, porque era la única donde las iguanas levantaron las cabezas como si estuvieran posando ante mi cámara.”

Tomado de desinformemonos.org

Finales de abril de 1519. Cacao y vino, tortilla y bizcocho.

Finales de abril de 1519. Cacao y vino, tortilla y bizcocho.

Finales de abril de 1519. Cacao y vino, tortilla y bizcocho, fueron los primeros intercambios de alimentos entre los expedicionarios de Hernán Cortés y los embajadores de Moctezuma.

¿Qué necesitaba comprender Moctezuma de los recién llegados? Antes que nada, verificar si Cortés era Quetzacoátl. Para ello ordenó preparar en secreto ricos alimentos y presentes compuestos de joyas de oro, piedras preciosas y plumajes.
Desde un peñasco, a señas, indicaron a los tripulantes del barco, sus intenciones de darles aquellos regalos. Cortés envió entonces en una lancha a cuatro soldados para empezar los primeros intercambios.

Cortés y sus hombres probaron la comida y, según narra Durán, lo que más agrado les causó fue el cacao. Como deferencia, Cortés también les compartió algunos de los alimentos a bordo. A diferencia de los manjares preparados por órdenes de Moctezuma, Cortés sólo pudo compartir el menú típico de un marinero: les ofreció bizcocho, un pan cocido dos veces para garantizar su duración durante el trayecto, tocino, pedazos de tasajo y como bebida vino. Del bizcocho guardaron un pedazo para mostrárselo a Moctezuma y del vino encontraron tan agradable sabor que no pudieron bajar del barco hasta el día siguiente. Al encontrarse de nuevo con Moctezuma, los emisarios le contaron lo que habían visto y le dieron el pedazo de pan.

 

 

 

 

 

 

 

 

Fragmento tomado de “Un encuentro con cacao y vino: los emisarios de Moctezuma suben al barco de Cortés, México”  por Flor Trejo Rivera, Guadalupe Pinzón Ríos,  Noticonquista, noticonquista.unam.mx.

La Leyenda maya del Enano de Uxmal

La Leyenda maya del Enano de Uxmal

El enano de Uxmal
(Versión de Luis Leal)

Había una vez una viejita que vivía sola. No tenía hijos y su esposo había muerto. Desesperada, un día la viejita tomó un huevo, lo envolvió en unos trapos y lo colocó en un rincón oscuro de su dormitorio. Todos lo días lo desenvolvía, pero el huevo estaba igual.
Un día, sin embargo, la viejita descubrió que, como por arte de magia, del huevo salía un niño. Llena de felicidad, lo llamó hijo. En año y medio el niño que había salido del huevo ya andaba, y hasta hablaba. La viejita estaba contentísima y decía a todo el mundo que su hijo crecería y sería un gran señor. Pero entonces algo pasó. El niño dejó de crecer. Pasaban los años y el hijo de la viejita no crecía. Se quedó del tamaño de un enano. Era un enanito muy bonito y muy gracioso.

Cuando caminaba por las calles del pueblo toda la gente se detenía para saludarlo y preguntarle cómo estaba su mamá. En la escuela algunos de los estudiantes le hacían travesuras. Pero a él no le importaba y todos los días jugaba con ellos. También estudiaba mucho porque quería saberlo todo. A la viejita tampoco le importaba el tamaño de su hijo. Decía que el enanito era muy fuerte y muy valiente, a pesar de su
tamaño. Todos los días repetía que su hijo sería un gran señor.

Pasaban los años. El enanito ya no iba a la escuela, pues había terminado sus estudios. Se quedaba en casa para cuidar a la viejita, que tenía muchos años y ya no veía. El hombre más fuerte del pueblo era el Gobernador, y siempre abusaba de su fuerza. Un día la viejita le dijo a su hijo que tenía que ir al palacio de la ciudad y desafiar al Gobernador para ver quién era en verdad más fuerte. El enanito no queria ir, pero su madre insistió y tuvo que obedecerla

El enano se dirigió al palacio del Gobernador, el cual nunca había visto. Se quedó admirado de lo grande que era el edificio, de los muchos pisos que tenía, de sus altas torres y de sus muchas puertas. Al llegar el enanito a la puerta principal, los guardias no lo querían dejar entrar a ver al Gobernador. Le dijeron que volviera otro día porque el Gobernador estaba muy ocupado. Todos los días volvía y todos los dias los guardias le decían lo mismo.
Un día se cansaron de verlo allí esperando y le permitieron entrar. El Gobernador se quedó tan sorprendido al ver al enanito que no sabía qué hacer o qué decir. Por fin le preguntó qué quería. El enano lo desafió y le dijo que quería saber quién de los dos era más fuerte. El Gobernador, en vez de enojarse, se rió y le dijo:

—Bueno, vamos a hacer una prueba. En el jardín hay una piedra muy grande. Vamos a ver si la puedes levantar.
El enano dijo que sí, que él podía levantar la piedra. Pero cuando salió al jardín del palacio, vió que la piedra era enorme, que era más grande que él. Entonces comenzó a llorar y regresó a la casa de su madre.
La viejita le dijo que debía volver al palacio del Gobernador y decirle que si él levantaba la piedra primero, también lo haría después. El enanito volvió al palacio. Los guardias ya lo conocían y lo dejaron entrar.
Cuando estuvo frente al Gobernador otra vez, le dijo lo que la viejita le había aconsejado. El Gobernador aceptó el desafío y salió al jardín del palacio. Fue hasta donde estaba la gran piedra y, sin ninguna dificultad, la levantó, pues era muy muy fuerte. Entonces le dijo al enano:

—Ahora te toca a ti.
El enano se acercó a la piedra y como por arte de magia la levantó. El Gobernador se quedó sorprendido. No podía creer que un hombre tan pequeño como el enano pudiera levantar una piedra tan grande. Entonces el Gobernador hizo otros ejercicios para demostrar su fuerza, y el enanito hacía todo lo que veía hacer al Gobernador. Por fin, al ver que el enanito podía hacer todo lo que él hacía, le dijo que si no construía una casa más grande que su palacio, lo mataría.

Otra vez el enanito volvió llorando a su casa. La viejita le dijo que no debía llorar, pues todo saldría bien.
Al dia siguiente, cuando el enanito despertó, vio que la casa de la viejita, donde él vivia, se había transformado en un palacio más alto que el del Gobernador.
El Gobernador, al salir a la calle, miraba sorprendido el alto palacio del enano. Llamó al enanito y le dijo que todavía tenían que ver quién de los dos era el más fuerte.
Una vez más el enanito volvió a su casa llorando para hablar con su madre y preguntarle qué debía hacer. ¡Era tan pequeño y el Gobernador era tan grande! La viejita le dijo otra vez que no debía de tener miedo, y le puso una gorra de lana en la cabeza.

El combate entre el enano y el Gobernador fue visto por todos los señores del pueblo de Uxmal. Primero el Gobernador le dio al enano un golpe muy fuerte sobre la cabeza, pero no le hizo daño. Luego trató de evitar el golpe del enano, pero había dado su palabra de honor en presencia de los señores de Uxmal y tuvo que dejar que el enano le diera un golpe.
Al primer intento, el enano le rompió la cabeza al Gobernador. Esto sorprendió un poco al enanito, pero dio un gran suspiro de alivio.
Todos los presentes dijeron entonces que el enano era el más fuerte y que debía ser gobernador. En ese momento, la viejita murió. Nadie supo de qué enfermedad. Pero como tenía muchos años, su muerte no causó ninguna sorpresa. Su hijo, el enanito, gobernó por muchos años, y nunca supo la verdadera historia de su nacimiento. Fue un gran señor admirado por todo el pueblo.

En Yucatán hay una cueva en el pueblo de Maní que tiene un pasaje subterráneo. A la entrada de la cueva todos los días se encontraba una mujer que vendía refrescos. Dicen los habitantes de Maní que esa mujer era la madre del enano de Uxmal. Dicen también que el pasaje subterráneo comunica con un palacio muy grande, y que ese palacio es el palacio del enano de Uxmal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Enano de Uxmal, del libro  “Cuentos Mexicanos”
De los orígenes a la Revolución
Compilación e Introducción de Luis Leal  stockero.com 

Foto de portada: Corp Phantom