«La dieta prehispánica ha demostrado ser sana, equilibrada y autosuficiente cuando sus tradiciones se respetan, Es cierto también, que hoy en día, existen nuevos ingredientes, derivados del mestizaje, de la interculturalidad y la globalización, lo que ha generado una penetración cultural que intenta acabar con la gastronomía local existente y la cultura que la abraza en las diversas regiones del país.

El estado de Oaxaca se caracteriza por su diversidad cultural, sus festividades y tradiciones, su arte, sus habitantes y sobre todo su rica variedad gastronómica. Su cultura gastronómica ha incorporado elementos de la cocina prehispánica haciéndolos propios, así como la preferencia de los productos locales, agregando a ellos la creatividad y dando a sus platillos aromas, colores y exquisitos sabores.

Oaxaca está formada por 570 municipios, donde conviven más de 16 grupos culturales con costumbres y tradiciones muy diferentes entre sí; entre las lenguas indígenas más habladas están las lenguas zapotecas, las lenguas mixtecas, el mazateco y el mixe, que según el INEGI (2010) hacen un total de 929,692 hablantes

La región de Valles Centrales así como las demás regiones del estado, se han visto inmersas en una problemática derivada de la migración de gran parte de la población al país vecino de Estados Unidos, lo que trae consigo la introducción de nuevas costumbres y formas de comer, haciendo que las nuevas generaciones vayan perdiendo el interés por conocer un poco más de la extensa cultura gastronómica del estado de Oaxaca.


Sin embargo, no podemos dejar de lado que también existen personas que regresan a sus comunidades reafirmando su identidad y la vinculación con sus tradiciones….

Por ello, y con la finalidad de preservar el patrimonio cultural inmaterial que incluye las prácticas, representaciones, expresiones, conocimientos y aptitudes -como los instrumentos, objetos, artefactos y espacios culturales asociados- que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos reconocen como parte suya.

Por lo consiguiente, la UNESCO ha decidido mantener: a) las tradiciones y expresiones orales, incluida la lengua como vehículo del patrimonio cultural
inmaterial; b) las artes escénicas; c) prácticas sociales, rituales y eventos festivos; d) conocimientos y prácticas relativos a la naturaleza y el universo; e) artesanía tradicional.

La “salvaguardia” de lo anterior requiere de las medidas destinadas a garantizar la viabilidad del patrimonio cultural inmaterial incluida la identificación, la documentación, la investigación, la preservación, la protección, la promoción, la mejora, la transmisión, en particular mediante la educación formal y no formal de los diversos aspectos de dicho patrimonio.

Cabe mencionar que las cocinas tradicionales pueden volverse patrimonio cultural inmaterial siempre y cuando sean un elemento fundamental de la identidad cultural de las comunidades que la practican y transmiten de generación en generación.
Por ello, en 2010, la UNESCO declara como patrimonio cultural inmaterial a la cocina tradicional mexicana, cultura comunitaria, ancestral y viva, acto que inicia con la petición de la gastronomía de Michoacán pero que hoy en día se extiende a toda la República Mexicana….»

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: XI Congreso Virtual Internacional Turismo y Desarrollo/ VII simposio virtual Internacional Valor y Sugestión del Patrimonio Artístico y Cultural
REGISTRO DE LA COCINA TRADICIONAL OAXAQUEÑA COMO PATRIMONIO CULTURAL INMATERIAL DE MÉXICO
MAIE. Sonia Altamira Contreras. Docente de la Universidad Tecnológica de los Valles Centrales de Oaxaca, México
MCE. Verónica Elizabeth Trujillo Martínez. Docente de la Universidad Tecnológica de los Valles Centrales de Oaxaca, México

 

No te pierdas nuestras publicaciones:


Escribe tu correo: