“El pulque —octli, en lengua náhuatl— es la bebida embriagante originaria más importante de México. Era un elemento esencial en la vida ritual de algunas comunidades prehispánicas, las cuales consideraban que facilitaba la comunicación con los dioses. Antes de ingerirse, se ofrecía al fuego y a los cuatro rumbos del universo… 

Artes visuales, música y danza se conjuntaron en un ritual celebratorio en honor a Mayáhuel, deidad mexica del maguey; a Patécatl, descubridor del ocpatli, raíz que potenciaba las propiedades embriagantes del pulque; y a Tepoztécatl, uno de los dioses de dicha bebida, con el cual fue inaugurada la exposición Dulce néctar. Tlachiqueros y pulque, en el Museo Nacional de las Culturas del Mundo.

La arqueóloga Carmen Lechuga, investigadora del INAH y curadora de la exposición, expuso que «el maguey y sus derivados, como el pulque, constituyen un patrimonio biocultural digno de preservarse. Según la exhibición los principales problemas de algunas variedades del maguey son debido a la sobreexplotación, la falta de espacios para su crecimiento, la baja cantidad de ejemplares vivos existentes en la actualidad y la alta demanda del, también llamado «elixir de los dioses».

"Elixir de los dioses". Foto: Melitón Tapia, INAH.

«Elixir de los dioses». Foto: Melitón Tapia, INAH.

La muestra consta de 33 obras pertenecientes a 29 artistas plásticos, egresados de la Escuela de Diseño del Instituto Nacional de Bellas Artes (EDINBA), de la Académica de San Carlos y de diferentes escuelas de arte del país, quienes expresan su sentir y preocupación en torno a la producción del pulque y el maguey.


Con distintas perspectivas, las obras celebran al maguey como una planta emblemática del paisaje y la cultura mexicana, cuyos usos van desde la gastronomía y la fabricación de textiles, hasta la construcción.

La celebración al maguey como una planta emblemática del paisaje y la cultura mexicana, cuyos usos van desde la gastronomía y la fabricación de textiles, hasta la construcción, se aprecia en obras como La resurrección de Mayahuel, de Domingo Zarate Ruíz, o en Elixir de Mayahuel, de Karla Yarel Montañez Cervantes. La destacada labor de los tlachiqueros, artífices en la extracción de la savia del maguey para la elaboración del pulque, es homenajeada en trabajos como El tinacal, de Carlota Ruiz Villafan, mientras que Oralia Morales celebra a estos artesanos con Tlachiquero. Asimismo, la importancia alimenticia y recreativa del pulque es ilustrada en piezas como Macuetlas, de Víctor Martínez; Tlahuana, de Gerardo Adrián Valdez; Pulque pop, de Claudia Erika López González, y en Cielo rojo, obra de Michelle Erika Solberg González, entre otros.

La exposición permanecerá hasta octubre próximo en el Museo Nacional de las Culturas del Mundo, ubicado en la calle de Moneda N° 13, Centro Histórico de la Ciudad de México, a una cuadra del Metro Zócalo. La entrada es libre.

 

Mira nuestros enlaces relacionados:

Origen de la palabra MAGUEY

«Al maguey que no da pulque no hay que llevar acocote»

Descubre un noble el aguamiel del maguey, y lleva regalos a Tecpancaltzin

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto::»elixir de los dioses». Foto: Melitón Tapia, INAH.

Fuente: INAH 

 

No te pierdas nuestras publicaciones:


Escribe tu correo: