“El jaguar iguana representado en la magnífica tapadera de una fuente policroma maya localizada en la Estructura IX de Becán, Campeche, muestra notables semejanzas con los que aparecen en los monumentos 54 y 69 de El Baúl, en Cotzumalguapa, Guatemala. Es probable que Becán y Cotzumalguapa compartieran nociones derivadas de un sustrato común, seguramente de gran antigüedad en el área maya” Cita **

La Iguana estuvo presente en la civilización maya como un dios, pero hoy está principalmente en los platillos de la cocina tradicional de Tabasco, Campeche y Morelos La iguana se ha encontrado representada en vasijas cerámicas fabricadas durante el periodo clásico temprano. El Jaguar-iguana por ejemplo, forma parte del repertorio de seres sobrenaturales en la mitología mesoamericana.

Entre los mayas, existió el dios “Hunab Ku” a quien también se le conocía con el nombre de “Itzam Na” , este vivía en los cielos, entre las nubes. Itzam Na significa “Casa de Iguanas” Itzam= Iguana y Na = casa. A este dios se le oraba para que hubiera buenas cosechas; él se encargaría de enviarles buenas lluvias. Itzam Na se menciona también en la profecía del Chilam Balam de Tizimin donde se predice una sequía en el año 8 Kan , pero Itzam Na es el universo mismo para los Mayas.

Propiedades Medicinales:

Varias son las propiedades curativas que se mencionan de la iguana. Beber el caldo de iguana hervida puede ayudar a recuperarse de algunas enfermedades, y se dice que la vista puede mejorar si se coloca riñón crudo molido sobre los ojos y la frente. La grasa se ha usado de forma eficiente para curar picaduras de araña y escorpión. También se cree que una compresa de esta grasa previene las várices.

Las supuestas cualidades de la iguana originan su caza excesiva. Este hermoso animal representativo de la biodiversidad tabasqueña, está siendo exterminado debido a su uso en la gastronomía local así como a la tala desmesurada de manglares, y su venta como mascota.

La iguana es un animal de sangre fría (ectodérmico) utiliza su piel para atraer el calor necesario y regular la temperatura de su cuerpo. Una iguana completamente desarrollada puede medir hasta casi un metro de largo, aunque se han llegado a encontrar especímenes de hasta dos metros de largo, incluyendo la cola. Su piel es áspera, con un conjunto de escalas de punta en el lomo, tienen dedos largos y garras. Además de los dedos y uñas largas, las iguanas verdes tienen muchas adaptaciones interesantes, como lo son buen sentido del oído y el olfato además de una magnifica visión. Su larga cola también es bastante fuerte y peligrosa ya que puede sacudirla en el aire como un mecanismo de defensa. La cola también se puede romper si un depredador la muerde con fuerza, pero vuelve a crecer sin daño permanente, es decir que se regenera. La iguana verde habita un territorio tan amplio que abarca desde México hasta el sur de Brasil y Paraguay, así como en las Islas del Caribe. Las iguanas viven en las zonas de selva tropical, generalmente en altitudes más bajas en áreas cercanas a fuentes de agua, como ríos o arroyos. Las iguanas verdes son omnívoras, por lo que comen plantas y carne. Tienden a comer sobre todo plantas, especialmente hojas y frutos. A veces, las iguanas verdes (especialmente las jóvenes) se alimentan de huevos, insectos y pequeños vertebrados.

La receta:

Puede guisarse tanto la iguana verde, como la negra o gris conocida como “aspoque” en algunas zonas del estado de Tabasco. La carne de iguana es de un sabor muy agradable, parecida al pollo, por lo que también se le conoce como “pollo de árbol” …

Ingredientes:

Una iguana grande
Un manojo de yerbabuena
Una cebolla grande
Un chile color (ancho)
Tres dientes de ajo
Sal y pimienta.

Se abre la iguana con un cuchillo bien afilado, se le sacan las tripas y todo lo demás, se lava perfectamente por dentro y por fuera, se le quita la piel y se corta en pedazos. Se coloca en una olla con mucha agua y se lleva al fuego, ya que empiece a hervir se le agregan todos los ingredientes previamente picados. El caldo quedará listo hasta que la carne esté suave, aproximadamente en una hora.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Art. original publicado en: 20/9/10 

Fuentes consultadas:

** Cita: El jaguar iguana/ por Oswaldo Chinchilla Mazariegos
Arqueología mexicana, ISSN 0188-8218, Vol. 14, Nº. 81, 2006                                                                                                                                                           (Ejemplar dedicado a: Rutas y caminos en el México prehispánico), págs. 82-85

  • Número 75 de la revista Arqueología Mexicana
  • La pobreza acaba con la Iguana, del periódico Tabasco Hoy.
  • “Historia y Religión de los Mayas” por J.Eric y S.Thompson, siglo XXI, México.
  • Foto de portada: ¨Tapadera de Becán, el jaguar iguana¨(Conaculta-INAH/Martirene Alcantara/Royal Ontario Museum) mayanewsupdates.blogspot.com