Los aztecas o mexicas eran la civilización dominante en Mesoamérica al momento del primer contacto europeo registrado. Nuestros ancestros hablaban una variante del náhuatl, conocida como el “náhuatl clásico”,  la cual es proveniente del tronco lingüístico yutonahua.

La gran influencia del náhuatl sobre la lengua invasora se manifestó en el léxico, principalmente en los sustantivos que designaban la flora y la fauna propias del país y en otros referentes a comida, bebida, enseres o utensilios domésticos (Lope Blanch, 1969: 20). 

La vitalidad de estas voces, algunas de conocimiento general y otras poco conocidas, se refleja en su empleo en refranes, dichos o frases proverbiales. Los refranes, como la lengua, siguieron su propio camino y su evolución en tierras americanas. Algunos se adoptaron textualmente; otros se adaptaron, es decir, tomaron palabras e imágenes de esta orilla para expresar sus contenidos de una manera más cercana a la gente, y otros más se crearon a partir de las imágenes propias. Presentamos una muestra de refranes que contienen al menos una palabra de origen náhuatl.

Acocote. Del náh. acocotli ‘garganta de agua’, de atl ‘agua’ y cocotli ‘garganta’. “Variedad de calabaza común indígena del país

Tlachiquero. “Del náh. tlachique, de chiqui ‘raspar, raer’, porque se raspa el maguey para que salga el aguamiel”

Comal. Del náh. comalli. “Disco de barro sin vidriar muy delgado y con pequeño reborde, sobre el cual se cuecen las tortillas de maíz […] y se tuestan granos” (Santamaría, s.v.).

“Nadie muere la víspera, sólo los guajolotes”  guajolote. Del náh. huexólotl ‘gran bufón’, ‘gran monstruo’, de hue, huei ‘grande’ y xólotl ‘monstruo’. “Pavo, ave galliforme” (DRAE, s.v.).— “Los machos [de las gallinas] se llaman huexólotl, y tienen gran papada y gran pechuga. Tienen largo el pescuezo; tienen unos corales colorados. La cabeza tienen azul, especial cuando se enojan […]. Tiene un pico de carne que le cuelga sobre el pico” (Sahagún, XI, II: 1026).— “Refrán predestinacionista que parte del tópico de que todo sucede cuando debe suceder: ni antes, ni después. El refrán alude al hecho de que los guajolotes son sacrificados la víspera de una fiesta, para preparar el mole” (Pérez Martínez, 2004: 228).— Variantes: Sólo (excepto) los guajolotes se mueren en (a) la víspera (cf. Pérez Martínez, 2002: 270 n.)

Texto: Nieves Rodríguez Valle.

PULSA AQUÍ PARA DESCARGAR EL DOCUMENTO COMPLETO.

Mas de 100,000 personas nos siguen en Facebook, y tu? Facebook.com/delicias.prehispanicas/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente:

REVISTA DE LITERATURAS POPULARES

Publicación semestral de la Universidad Nacional
Autónoma de México

La Revista de Literaturas Populares  propone ser un espacio de encuentro para quienes se interesan por los variados aspectos de la literatura popular, en especial mexicana. Da también cabida a trabajos relacionados con los demás países del mundo hispánico y lusoparlante.

 

PULSA AQUÍ PARA SEGUIRNOS EN FACEBOOK