Cuando en la mata pendes incitante,

asemejas un llanto esmeraldino

y causas el placer del campesino

a quien incita tu sabor picante.

 

Tu papel culinario es importante,

pues a los guisos das sabor divino,

al apurar neutle blanquecino

eres un poderoso estimulante.

 

Sin ti no es nada un taco de aguacate

con chicharrón, con pápalo y charales

y hasta el caldo sin tu gracia pierde.

 

Y una salsa de chile con tomate

no falta ni en las mesas principales,

por eso yo te canto chile verde!

 

 

 

 

Por Fernando P. Torrella, Poeta Veracruzano, México.

Fotografía  por Teodoro S Gruhl

 

PULSA AQUÍ PARA SEGUIRNOS EN FACEBOOK