En el laboratorio de alimentos de la UAN (Universidad Autónoma de Nayarit) han determinado que los caldos que se preparan en la cocina mexicana tienen un gran número de antioxidantes‬, por ello se están desarrollando aditivos para alimentos con esta y otras propiedades. 

Los caldos analizados y con gran potencial antioxidante son el caldo de frijol negro, pinto, sopas de pasta, caldo de res, de pollo, caldo de camarón, La canela, cebolla, cilantro, clavo, perejil y tomillo juegan un papel importante. Los Mexicanos no necesitamos de bebidas comericales pues contienen mucho menos antioxidantes que nuestra propia comida.

 

 

 

Fuente: Conacyt.

PULSA AQUÍ PARA SEGUIRNOS EN FACEBOOK