Tu también “quieres tu cocoooooooooooool ?  “… ah pues aquí lo tienes, disfrútalo!

El panadero comienza siempre de madrugada…  

Cuando amanece el día, salen calientitas vistosas piezas de pan con formas y sabores variados. Poco a poco, van saliendo del horno las charolas con diversos panes como conchas, cocoles, donas, orejas, panqués, cochinitos, ojaldres, campechanas, banderillas y una extensa gama de piezas de ricos olores que despiertan y alegran nuestras mañanas… ya  en casa  o en la calle los saboreamos acompañados de un espeso y humeante chocolate, un champurrado o bien de un aromático café o un rico atole, sobretodo en esas frías mañanas de invierno.  


Anales de Cuauhtitlan

Anales de Cuauhtitlan

Existen versiones que indican que la palabra cocol, viene de cocolli  lo cual es completamente falso ya que cocolli  en náhuatl significa riña o enojo. De ahí viene que si te dan un “cocolazo” o un “fregadazo” pues es un golpe con enojo.

El autor de este blog piensa que la palabra cocol es una palabra 100% náhuatl, es decir, no es una derivación de otra, sino que es simplemente lo que es: COCOL. Su significado es parecido al del apapacho. Pues en diccionarios de lengua nahuatl se encuentra la palabra Cocol como un llamado afectuoso, es como decir “querido (a)” … por lo tanto podríamos traducir “quiero mi cocol” como “quiero mi cariño” ese rico panecillo que me alegra el corazón, panecillo querido…  🙂

Y es que, por ejemplo en la forma posesiva “nococol” significa “querido mío”

Collicocol, querido abuelo.

Cocol telpoyotl, querido servidor.

Nimococol, soy a ti encomendado, para servirte.

Así pues, aquellos que nos “sirven”, o nos cuidan, nos están dando cariño… Por eso a la nana, al abuelo o a la hermana mayor, a tu novia o a tu madre y hasta al perro le puedes decir “cocol”  porque son como ese pedacito de pan, tan querido … ese que te alegra el corazón! … y te da su cariño…

 

3 RECETAS: 

Puedes descargar una receta en el documento pdf de Colección Saber más sobre Panadería económica. así como en el  Blog Gabriela Clavo y Canela, y en Panadis 

 

 

 

 

 

Escrito por:

Francisco Pérez.

Fotografia tomada del blog nuestropandulce.blogspot.mx 

Fuentes consultadas: Los Anales de Cuauhtitlan.