“El maíz es el alimento y la carne misma del hombre”

Es completamente apasionante ir conociendo la cultura maya e ir descubriendo cada una de las facetas de su vivir, por ejemplo mencionar que vivían esencialmente de la agricultura y lo que principalmente consumían era el maíz, (ixi’im), teniendo diferentes versiones de éste como: el maíz grande, blanco y rojo, maíz amarillo, maíz violeta obscuro y el maíz pequeño.

El pueblo maya lo consideraba como “Una gracia de Dios” siendo este un regalo otorgado por los dioses al hombre, la mitología maya cuenta como los dioses hicieron a la humanidad, basándose en masa hecha de maíz, haciéndonos estar al nivel de Dios y más perfectos, esto dimensiona al maíz en una parte esencial de la cultura y de la evolución maya, dicho origen se relata en el Popol Vuh.

La agricultura maya es todo un misterio, así como las técnicas de cultivo que utilizaban, por lo que se piensa que eran técnicas muy complejas y combinadas, esto aunadas al lugar que habitaban, la selva tropical, teniendo este ecosistema características muy variables, por lo que debieron desarrollar un conocimiento sobre los tipos de suelos, dejándonos como legado una de las más exactas clasificaciones y selecciones naturales de recursos alimenticios.

Alfredo Barrera Marín en su estudio “El manejo de las selvas por los mayas, sus implicaciones silvícolas y agrícolas “, menciona que para el pueblo maya la selva no era para ser destruida y abrir tierras al cultivo, sino que era un recurso para ser sometido a prácticas de conservación, modificación y aprovechamiento múltiple, en base a esto se desarrolló una taxonomía, identificación y clasificación de la flora, la cual sigue vigente hasta hoy en día, deberíamos compartir todos estos conocimientos y aplicarlos para restablecer el equilibrio ecológico.

El pueblo maya utilizó en su técnicas de cultivo la milpa, ejemplo de aprovechamiento óptimo del medio, es un cultivo mixto de tipo hortícola ya que no sólo cultivaban maíz, también sembraban dos o tres especies de calabaza, varias especies de frijol (negro , blanco , tierno , entre otros), chile (lik), camote (íis), jícama (chi’ikam), yuca (ts’íin, ts’íim) y makal en trozo y en racimo, cuidando cada planta sin utilizar grandes extensiones de un solo cultivo.

De igual forma cultivaron aguacate (oom), tomate regional (ya´ax p´aak) y jitomate guaje (P´aak), así mismo practicaban la arboricultura en dolinas o joyas, en donde sembraban papaya (puut), zapote blanco (Yaj), huayas (wayúum), cacao, y más de 20 tipos de ciruelas destacando las amarillas (chiabal), anona (óop), saramullo (ts’almuy), esto sin contar la gran cantidad de árboles de maderas finas, logrando cultivar árboles de otras regiones tropicales mesoamericanas como el caimito, después del siglo XVI, añaden los cítricos procedentes del Viejo Mundo.

El conocimiento y dominio del ecosistema permitió obtener materias primas para actividades económicas secundarias como la preparación de pinturas, medicinas, el procesamiento de resinas, como la del copal (poom) y del árbol del hule. Aprovechando la humedad de lagos y pantanos cultivaron tabaco, cacao, henequén y algodón.

Los mayas aprendieron a convivir con su medio ambiente y no lo vieron como un enemigo, no lo destruyeron, lo conservaron y desarrollaron, deberíamos aprender de esa gran enseñanza y conservarlo para poder vivir en paz y armonía con la naturaleza.

 

 

 

 

 

Texto basado en la monografía estatal Quintana Roo entre la selva y la mar de la sep, 1985, 1era Edición.

Recopilación: Isaías Pérez Alamilla. L.G.  y contribución de Alejandra Moreno Rosales.

Artículo original del blog  publicado en 26 de Septiembre 2013 @ deliciasprehispanicas.blogspot.mx

Reservados todos los Derechos de Autor.

Cultura, cocina prehispánica y contemporánea Sitio oficial: deliciasprehispanicas.com

PULSA AQUÍ PARA SEGUIRNOS EN FACEBOOK