La dalia es nativa de Mesoamérica y endémica de México. Pocos saben que no es una flor, sino una inflorescencia (composición de dos tipos de flores pequeñas).

En Mesoamérica prehispánica, las dalias silvestres eran conocidas comúnmente con el nombre de “acocoxóchitl”, “acocotli”, o “cohuanenepilii” (tallos huecos con agua), entre otros nombres autóctonos. Poseía una gran cantidad de usos: ornamental, alimenticia, medicinal, ceremonial

Los nativos utilizaban esta planta como un remedio contra la tos crónica, como tónico diurético, diaforético (para sudar las fiebres) y contra los cólicos (Hernández, 1946). En la actualidad los mixtecos de Oaxaca siguen consumiendo los tubérculos frescos de dalias para obtener carbohidratos (Reyes et al., 2004).


El 13 de mayo de 1963, en el Diario Oficial de la Nación (SAGAR. 1963), el presidente Adolfo López Mateos expidió un decreto por el cual declaro a la Dahlia como símbolo de la Floricultura Nacional.

Si las llegas a ver en la naturaleza registra tus observaciones en ➡️ naturalista.mx 😮🇲🇽🌳🌺🍃🌿 #MéxicoBiodiverso

Actualmente existen 41 asociaciones internacionales interesadas en el cultivo y difusión de la dalia, entre ellas se encuentran:

 

 

 

 

 

 

Fuente :

Revista Digital Universitaria 10 de noviembre 2006 • Volumen 7 Número 11 • ISSN: 1067-6079

© Coordinación de Publicaciones Digitales. DGSCA-UNAM

Se autoriza la reproducción total o parcial de este artículo, siempre y cuando se cite la fuente completa y su dirección electrónica.

No te pierdas nuestras publicaciones:


Escribe tu correo:

¡Síguenos en Redes Sociales!