En Mexico, el 12 de diciembre es el día de la Virgen de Guadalupe. La comida tradicional de esta fiesta es la barbacoa de borrego con salsa “borracha”. Sin embargo hay algo aún más famoso que inunda las puertas de todas las Iglesias de la villa desde hace más de 200 años…

Se trata de las Gorditas Guadalupanas, producto del sincretismo cultural y religioso, pues tienen raíces en las ofrendas a Tonantzin , diosa prehispánica de la fertilidad y el maíz… a quienes nuestros ancestros rendían culto. Claro, sabemos por la historia que se ofrendaban tamales y atoles entre otras tantas maneras de cocinar el maíz.
Teotenantzin, quiere decir Madre de los dioses, mientras nican mopohua en náhuatl significa ‘aquí se refiere’, es el nombre que se da al relato original de las apariciones de la Virgen de Guadalupe… sucesora de Tonantzin.

Todos conocemos la historia de la aparición de la Virgen en el cerro del Tepeyac, pero no fue sino hasta el año 1895 que se le reconoció oficialmente como la Santa Patrona de todos los mexicanos, y hoy lo es de toda hispanoamerica. Un año más tarde se crearon las hoy famosas y mejor conocidas como “Gorditas de la Villa” , receta de un “pan de maíz” que evoluciona y desde entonces se convierte en platillo nacional. Así es, cuando los Guadalupanos peregrinaban para asistir a la Basílica de Guadalupe, los residentes de la Villa vendían (y aun lo hacen) en la plaza las gorditas de maíz las cuales se hicieron famosas por haber sido el “alimento de la Virgen”…

Ingredientes:

Medio kilo de maíz cacahuazintle.
100 gramos de harina de trigo (opcional)
250 grs. de manteca de cerdo.
250 gramos de azúcar morena o piloncillo.
6 yemas de huevo.
1 cucharada de tequezquite (como sustituto puedes usar polvo para hornear)
1 cucharada de esencia de vainilla (opcional.)

Manera de hacerlas:

1.- Disuelve el tequesquite en una taza de agua y cuélalo. Deja que se asiente.

2.- El maíz se muele en seco en el metate junto con el azucar y se revuelve con la harina de trigo. Luego se hace una fuente con las harinas.

3.- Se agregan las yemas, y la vainilla formando una masa con tus manos, agregando poco a poco el agua de tequesquite. Tradicionalmente se vuelve a moler la masa en el metate y se agrega la manteca, pero este paso lo puedes anular y simplemente mezclar todos los ingredientes desde el principio.

No debe de quedar una masa pegostiosa, sino manejable. La harina de trigo ayudará a que la masa sea mas elástica.

4.- Se hacen las gorditas delgaditas y se cocinan en el comal cambiándolas de lado de un tiempo al otro.

Ya frías se envuelven en papel de china de colores y se venden… para guardar su frescura mas tiempo se recomienda empacarlas en un film alimentario y posteriormente adornar con el papel de china.

Escrito por Paco Perez,