Archivo de la etiqueta: postres mexicanos

CONFERENCIA «Las neurociencias del sabor DULCE» (No te pierdas la transmisión en vivo)

Share

En esta conferencia se describirán las bases biológicas responsables de nuestra irremediable atracción por el azúcar, desde la activación de las células receptoras del sabor dulce localizadas en la lengua hasta su procesamiento en el cerebro. Asimismo, se explicarán los nuevos avances tecnológicos en las neurociencias, los cuales ayudan a entender por qué nos gusta tanto el azúcar.

Ciclo Universidades por la ciencia – Transmisión en vivo

 

Coordinan: Jaime Urrutia Fucugauchi, Araxi Urrutia Odabachian y Martín Serrano Meneses 

Presenta: Araxi Urrutia Odabachian 

Imparte: Ranier Gutiérrez

Te invitamos a seguir esta actividad en tiempo real el martes 9 de junio a las 18:00 h, a través de las redes sociales del Colegio Nacional

y desde: https://bit.ly/3eMVi3m

 

Desde 1943, El Colegio Nacional reúne a destacados científicos, artistas y humanistas mexicanos con el propósito de difundir su obra y conocimiento. Es considerada la máxima cátedra de nuestro país.

colnal.mx

Sigue las recomendaciones y #QuédateEnCasa

 

Un postre mexicano de «piedras ácidas»… (remedio para combatir la tos).

Share

Sahagún, les llamo “Manzanilla de la Tierra” o «manzanal de las indias» que es el fruto del árbol del Tejocote. Esta palabra de origen viene del náhuatl texocotl / texocoquahuitl. El sufijo «xocotl» se utilizaba en lengua náhuatl (idioma de los mexicas) para designar frutos ácidos (Hernández 1959) , por su parte «tetl» significa piedra.

…“son amarillos y colorados por fuera y de dentro blancos; tienen cosquecillos dentro y son muy buenos de comer»

Sahagún, Historia General de las Cosas de la Nueva España

Xocotl, iciui. xocociuini s.v. El que tiene dentera. R. xocociui. … Décimo mes del año, (correspondía al mes de agosto); el primer día se celebraba la fiesta del dios del fuego, llamado Xiuhtecutli; también se dice xocotl huetzi. Los Tlaxcaltecas llamaban a este mes uei miccailhuitl, que significa “Gran Fiesta de los Muertos” (Simeón). Los tejocotes con hueso son un dulce tradicional que se le utiliza como ofrenda a los “difuntos chiquitos” recordando el uei miccailhuitl en el día de muertos, pero también es un dulce de invierno…

En medicina tradicional el tejocote se come en infusión para combatir la tos y tratar padecimientos respiratorios. Al cocinarlo, su hueso desprende una gelatina natural (pectina) que le da buena consistencia a los ates y otros postres, por esta razón es muy utilizado en jaleas y mermeladas.

Los llamados «Tejocotes con Hueso» son por supuesto un postre novohispano, ¡pero de origen prehispánico!… por lo que, para hacerlo «más nuestro» puedes sustituir el piloncillo por azúcares «nativas»…. como el  azúcar de maíz o de maguey por ejemplo.

LA RECETA.

Ingredientes:

  • 1 Kg. de tejocotes
  • 2 Piloncillos
  • 1 Raja de canela
  • 2 Litros de agua
  • jugo de limón o naranja (opcional)

Manera de hacerlo:

1.- Vierte los dos litros de agua en una cazuela y llévala a ebullición. Cuando suelte el primer hervor retírala del fuego y agrega los tejocotes previamente lavados. Déjalos en el agua caliente hasta que estén suaves y les puedas quitar la piel.

2.- . En una cazuela limpia coloca los tejocotes y agrega el piloncillo en trozos junto con la raja de canela. Llévalo a fuego lento hasta que queden listos.

  • Puedes agregar un poco de jugo de limón o naranjas, aunque la receta tradicional no los lleva. Puedes agregarle tambien guayabas y otros frutos y cuando se enfríe envasarlos en frascos esterilizados.

Dulce Provecho!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicación original en 1/11/12 por Paco Pérez.

Foto: Carlos Angón,

Cultura y Delicias Prehispánicas

GORDITAS Guadalupanas de la Villa

Share

En Mexico, el 12 de diciembre es el día de la Virgen de Guadalupe. La comida tradicional de esta fiesta es la barbacoa de borrego con salsa «borracha». Sin embargo hay algo aún más famoso que inunda las puertas de todas las Iglesias de la villa desde hace más de 200 años…

Se trata de las Gorditas Guadalupanas, producto del sincretismo cultural y religioso, pues tienen raíces en las ofrendas a Tonantzin , diosa prehispánica de la fertilidad y el maíz… a quienes nuestros ancestros rendían culto. Claro, sabemos por la historia que se ofrendaban tamales y atoles entre otras tantas maneras de cocinar el maíz.
Teotenantzin, quiere decir Madre de los dioses, mientras nican mopohua en náhuatl significa ‘aquí se refiere’, es el nombre que se da al relato original de las apariciones de la Virgen de Guadalupe… sucesora de Tonantzin.

Todos conocemos la historia de la aparición de la Virgen en el cerro del Tepeyac, pero no fue sino hasta el año 1895 que se le reconoció oficialmente como la Santa Patrona de todos los mexicanos, y hoy lo es de toda hispanoamerica. Un año más tarde se crearon las hoy famosas y mejor conocidas como “Gorditas de la Villa” , receta de un “pan de maíz” que evoluciona y desde entonces se convierte en platillo nacional. Así es, cuando los Guadalupanos peregrinaban para asistir a la Basílica de Guadalupe, los residentes de la Villa vendían (y aun lo hacen) en la plaza las gorditas de maíz las cuales se hicieron famosas por haber sido el “alimento de la Virgen”…

Ingredientes:

Medio kilo de maíz cacahuazintle.
100 gramos de harina de trigo (opcional)
250 grs. de manteca de cerdo.
250 gramos de azúcar morena o piloncillo.
6 yemas de huevo.
1 cucharada de tequezquite (como sustituto puedes usar polvo para hornear)
1 cucharada de esencia de vainilla (opcional.)

Manera de hacerlas:

1.- Disuelve el tequesquite en una taza de agua y cuélalo. Deja que se asiente.

2.- El maíz se muele en seco en el metate junto con el azucar y se revuelve con la harina de trigo. Luego se hace una fuente con las harinas.

3.- Se agregan las yemas, y la vainilla formando una masa con tus manos, agregando poco a poco el agua de tequesquite. Tradicionalmente se vuelve a moler la masa en el metate y se agrega la manteca, pero este paso lo puedes anular y simplemente mezclar todos los ingredientes desde el principio.

No debe de quedar una masa pegostiosa, sino manejable. La harina de trigo ayudará a que la masa sea mas elástica.

4.- Se hacen las gorditas delgaditas y se cocinan en el comal cambiándolas de lado de un tiempo al otro.

Ya frías se envuelven en papel de china de colores y se venden… para guardar su frescura mas tiempo se recomienda empacarlas en un film alimentario y posteriormente adornar con el papel de china.

Escrito por Paco Perez,

 

 

 

Receta de la colección Cocina Indígena y Popular de CONACULTA..