PALABRAS, 002: CALZADA; origen náhuatl.

PALABRAS, 002: CALZADA; origen náhuatl.

En un artículo de La Jornada, Carlos Montemayor nos platica que si bien la palabra calzada se encuentra registrada en el Diccionario de la Real Academia Española  (la cual indica que proviene del latín vulgar calci_ta, camino empedrado), tambien existe la palabra en su origen nahuatl!

Juan Corominas señala que se usó desde el año 800, según un documento copiado en 1095, y ya con frecuencia desde el año 912. Añadió que si bien el vocablo es genuino en toda la Ibero y Galorromania, la raíz y su explicación semántica son dudosas y debatibles. Sin embargo, sostuvo como el origen más factible el del latín calx, cal, y explica su extensión al camino porque en las vías romanas se han descubierto a menudo capas de piedra caliza o de cal mezclada con arena; también porque la cal fue el material que se empleó para construir caminos en Wurttemberg en el siglo IX, en Tréveris en el siglo XII y en Lieja en el XLV. La calci_ta del latín vulgar estaba ligada, pues, al latín calx, cal, y de ahí a los caminos de piedra caliza.

Agregó, empero, que la palabra catalana calçada tiene acepciones diferentes a la galorrománica: si bien mantiene la raíz calx, cal, no se aplica a caminos, sino a muros de piedra caliza que separan un campo de otro o a diques que contienen avenidas en barrancas o arroyos. En este orden, le parece que podría tratarse de una catalanización del mozárabe cal_ata, pues kar_ata se empleaba en Sagunto, en tiempos de Corominas, con el sentido de muros que separaban un campo de otro.

En este contexto, es natural que el DRAE registre en su edición del año 2001 las siguientes acepciones de calzada: f. Camino pavimentado y ancho. 2. Parte de la calle comprendida entre dos aceras. 3. En las carreteras, parte central dispuesta para la circulación de vehículos. El DRAE añade además la locución calzada romana como: Cada una de las grandes vías construidas por los romanos en su Imperio.

“La estructura de una Calzada Romana estaba formada por tres capas de materiales de distinto grosor, correspondiendo el más grueso a la capa de abajo, como curiosidad estas capas se llamaban: Statumen, la mas gruesa,posteriormente se añadía la Nudus y la Nucleus, sobre esta última se colocaba  el Pavimentum formada por lozas de caliza, cimentadas con arcilla. La palabra pavimentum viene a su vez del verbo pavire, que significa nivelar y también apisonar la tierra para lograr un suelo más transitable”.

 Calzada

Ahora bien, en el español de México la palabra calzada permanece unida a la noción de una calle entre casas y no a un camino fuera de las ciudades ni a la parte central de las carreteras, como ocurre en la tradición española. Esto se debe a la convergencia con un vocablo de origen náhuatl. Este vocablo y sus derivados que se cruzan con calzada tienen una lógica más cercana a la visión del español actual de México. Caltzalan significa entre las casas, apunta Rémi Siméon en el último lugar de la entrada calli. Siméon registra también caltzalantli como, literalmente, espacio entre las calles, de calli, casa, y tzalantli, en medio. Molina registró caltzalantli como la calle entre las casas y en el siglo XVIII Clavijero lo apunta sólo como calle. Por otro lado, calçaloa es para Molina hacer paredes de casas; para Siméon es levantar, construir los muros de una casa, de calli, casa, y çaloa, unir, pegar, construir.

La primera visión que tiene el hablante mexicano del término calzada no es un camino empedrado, ni de piedra caliza o de cal mezclada con arena, ni mucho menos la de un muro que divida un campo de otro o sirva de dique de contención en arroyos o barrancos; para el hablante mexicano la palabra tiene un sentido urbano, se aplica a calles amplias que se desplazan entre viviendas, no a carreteras ni a caminos sin casas..

Calzada en México tiene un sentido más evidentemente cercano al náhuatl caltzalan que al latín vulgar calci_ta. Por ello, de las dos primeras acepciones registradas por el DRAE en calzada, podemos decir que se emplean en México no en su condición de camino, sino en su condición de una calle amplia en la ciudad; la tercera no se usa: no tendría sentido hablar de calzada en una carretera donde no hay casas, pues en México la noción básica de la palabra no proviene del latín calx, cal, sino del náhuatl calli, casa, dato que aclara el matiz del caltzalan náhuatl en el uso mexicano.

Para terminar, les dejo la nota de esta imagen, tomada de un diccionario de geografía mexicana:

“calle se dice en Mexico caltzallantli

Créditos:

La mayor parte de este texto fue extraído de un artículo escrito por  Carlos Montemayor para el periódico mexicano La Jornada.

3er. Recetario de los Pueblos Originarios y su mestizaje.

3er. Recetario de los Pueblos Originarios y su mestizaje.

Postula TU RECETA para que aparezca en el 3er. Recetario de los Pueblos Originarios y su mestizaje.

Slow food ha comunicado la apertura del “3er RECETARIO LATINOAMERICANO DE SLOW FOOD, SABORES DEL ARCA DEL GUSTO, PUEBLOS ORIGINARIOS Y SU MESTIZAJE”.

Como postular tu receta?

A través de tu fiduciario y del Coordinador del Recetario de tu país, más el apoyo de la Coordinacón General, podrias colaborar a la sustentabilidad de los productos del “Arca” de tu región, así como ayudar a identificarlos o proponer productos que aun no están incluidos. Así el proyecto Recetario se une al Arca del Gusto para colaborar en un mismo objetivo; cuidar y proteger el patrimonio alimentairo de América Latina

1. El autor, debe ser socio de Slow Food, en cualquiera de las funciones que ejerza: fiduciario, cocinero, cultivador, productor, etc.

2. La edición es descentralizada, es decir que hay un Coordinador en cada País. (ver lista adjunta) O sea que el primer envío del formulario debe ser enviado a tu Coordinador, quien revisará todos los íngredientes de la receta. Recién se envía a la Coordinación General, quien con el apoyo del corrector científico autoriza la receta y queda en espera de diseño.

3. Debes seleccionar un producto del Arca del Gusto y presentar la receta en el formulario normalizador adjunto. El ingrediente principal debe ser producto catalogado del “Arca del gusto”, de no serlo, puedes proponer ese producto, cultivo o raza, a tu “Comisión del Arca del Gusto local”. Si no existiera en tu país esta comisión, lo puedes hacer a través del Fiduciario en Italia.

4. El Arca del Gusto de cada país está especificada en el buscador, de la web de la Fundación para la Biodiversidad Alimentaria, http://www.slowfoodfoundation.com/ark. Allí podrás saber si el producto elegido ha sido ya catalogado o habrá que solicitar su inclusión.
Su inclusión se tramita con la ficha en el apartado ” Nominate Product” . La página está en inglés pero todos sus términos pueden traducirse al español

Ver http://www.slowfoodfoundation.com/ark#risultati

5. El autor deberá completar todos los “ítems” del formulario. El CV debe estar centrado en sus funciones e historia en Slow Food y nombrar su formación. No más de 5 o 6 renglones.
6. El ingrediente principal debe ser bien descrito e incluir su nombre científico, adjuntar fotos permitidas tomadas de la web, lo que ayudará a identificar el ingrediente principal en todos los países.

7. Los ingredientes secundarios, deben ser comprensibles en toda Latinoamérica, deben ser descritos en Glosario indicando otros nombres usuales en su región.
Un ejemplo: Ñaco, voz de origen quichua, tiene su equivalente en harina tostada, gofio, Cocho, el grano puede ser sancochado o no, luego secado o molido. Generalmente se produce con trigo candeal, pero podría ser elaborado con otros granos.

8. Por último, una foto del plato terminado. No es necesario que sea una fotografía “profesional,” para no incurrir en gastos, pero debe tener calidad visual. Enviar al menos 3 tomas de primer plano con una calidad no inferior a 2 Megas. Si bien el Formulario normalizador tiene lugar para la foto, deberán mandarse por separado en la calidad solicitada.

9. El Coordinador General del Recetario, estará en todas las etapas asistiendo al autor y al Coordinador en la buena definición de la Receta, sin interferir sino completar y asistir al trabajo al Coordinador del su País.

BIENVENIDOS!!
Lic. Otilia Kusmin

Coordinadora General del Recetario Latinoamericano
Sabores del Arca, pueblos originarios y su mestizaje

Miembro Consejo de Punto slow Food Buenos Aires.
Recetario.slowfood@gmail.com

GORDITAS Guadalupanas de la Villa

GORDITAS Guadalupanas de la Villa

En Mexico, el 12 de diciembre es el día de la Virgen de Guadalupe. La comida tradicional de esta fiesta es la barbacoa de borrego con salsa “borracha”. Sin embargo hay algo aún más famoso que inunda las puertas de todas las Iglesias de la villa desde hace más de 200 años…

Se trata de las Gorditas Guadalupanas, producto del sincretismo cultural y religioso, pues tienen raíces en las ofrendas a Tonantzin , diosa prehispánica de la fertilidad y el maíz… a quienes nuestros ancestros rendían culto. Claro, sabemos por la historia que se ofrendaban tamales y atoles entre otras tantas maneras de cocinar el maíz.
Teotenantzin, quiere decir Madre de los dioses, mientras nican mopohua en náhuatl significa ‘aquí se refiere’, es el nombre que se da al relato original de las apariciones de la Virgen de Guadalupe… sucesora de Tonantzin.

Todos conocemos la historia de la aparición de la Virgen en el cerro del Tepeyac, pero no fue sino hasta el año 1895 que se le reconoció oficialmente como la Santa Patrona de todos los mexicanos, y hoy lo es de toda hispanoamerica. Un año más tarde se crearon las hoy famosas y mejor conocidas como “Gorditas de la Villa” , receta de un “pan de maíz” que evoluciona y desde entonces se convierte en platillo nacional. Así es, cuando los Guadalupanos peregrinaban para asistir a la Basílica de Guadalupe, los residentes de la Villa vendían (y aun lo hacen) en la plaza las gorditas de maíz las cuales se hicieron famosas por haber sido el “alimento de la Virgen”…

Ingredientes:

Medio kilo de maíz cacahuazintle.
100 gramos de harina de trigo (opcional)
250 grs. de manteca de cerdo.
250 gramos de azúcar morena o piloncillo.
6 yemas de huevo.
1 cucharada de tequezquite (como sustituto puedes usar polvo para hornear)
1 cucharada de esencia de vainilla (opcional.)

Manera de hacerlas:

1.- Disuelve el tequesquite en una taza de agua y cuélalo. Deja que se asiente.

2.- El maíz se muele en seco en el metate junto con el azucar y se revuelve con la harina de trigo. Luego se hace una fuente con las harinas.

3.- Se agregan las yemas, y la vainilla formando una masa con tus manos, agregando poco a poco el agua de tequesquite. Tradicionalmente se vuelve a moler la masa en el metate y se agrega la manteca, pero este paso lo puedes anular y simplemente mezclar todos los ingredientes desde el principio.

No debe de quedar una masa pegostiosa, sino manejable. La harina de trigo ayudará a que la masa sea mas elástica.

4.- Se hacen las gorditas delgaditas y se cocinan en el comal cambiándolas de lado de un tiempo al otro.

Ya frías se envuelven en papel de china de colores y se venden… para guardar su frescura mas tiempo se recomienda empacarlas en un film alimentario y posteriormente adornar con el papel de china.

Escrito por Paco Perez,