Archivo de la etiqueta: dia de muertos

Te contamos porque es mas importante la «calaverita» que el día de brujas.

Share

El Día de Muertos se esta diluyendo… va perdiendo fuerza contra la moda del día  de brujas. La prueba está en que los niños ya no hablan de ofrendas y de respeto por lo fieles difuntos, no conocen los detalles de la tradición, pero sí saben que hay que salir disfrazados e ir a pedir dulces.

Ellos ya no salen a pedir  «calaverita» como se hacía antaño, con una caja de cartón recortada en forma de calavera y una vela encendida.  Cuando un niño pedía «calaverita» se acostumbraba darle dinero para que fuera comprar una calavera de azúcar que, en estas fechas, se venden prácticamente en cualquier esquina. Se reunían, hermanos y amigos, para ir a pedirla cuando empezaba a oscurecer.  Originalmente el dinero se utilizaba para comprar una calavera de azúcar, y cuando se juntaba más dinero, se usaba para comprar pan de muerto y otras ofrendas que se ponían en el altar, como las flores, etc.

Pulsa aquí para ver la receta de Pan de Muerto al Pulque. 

La muerte se representaba desde la época prehispánica de diversas formas, como el Tzompantli, que significa “muro, hilera o bandera de cabezas”  Las cabezas exhibidas eran de los individuos sacrificados, la mayor parte de ellos cautivos, Los cráneos generalmente se ensartaban mediante un agujero que se hacía en las sienes.

Los do­cu­men­tos co­lo­nia­les re­gis­tran que el re­cin­to del Tem­plo Ma­yor de Te­noch­ti­tlan con­te­nía ocho tzom­pan­tli, uti­li­za­dos en di­ver­sas ce­re­mo­nias de­dica­das a dei­da­des es­pe­cí­fi­cas du­ran­te el año ri­tual me­xi­ca. Por ejem­plo, en el Io­pi­co tzom­pan­tli, en ho­nor al dios Xi­pe Tó­tec, re­pre­sen­ta­do en folios de los pri­me­ros me­mo­ria­les, po­nían la ca­be­za de los cau­ti­vos in­mo­la­dos du­ran­te la vein­te­na Tla­ca­xi­pe­hua­liz­tli.

Los do­cu­men­tos es­cri­tos y pic­to­grá­fi­cos  de­mues­tran que el es­pa­cio de muer­te in­dí­ge­na, el tzom­pan­tli, era im­por­tan­te en el mi­to y ri­tual de los me­xi­cas. Su sim­bo­lis­mo to­ca te­mas re­la­cio­na­dos con el lu­gar des­ti­na­do a las víc­ti­mas muer­tas…

 

En la tradición del Día de Muertos solo debes de disfrazarte de calavera, conocida popularmente con distintos nombres, como la Huesuda, la Calaca, la Flaca, la Catrina o simplemente la Muerte.

Aunque los festejos de ambas costumbres no coinciden en el calendario,  es común ver una fiesta de Halloween el 1 o el 2 de noviembre en México, cuando en Estados Unidos se celebra la noche del 31 de octubre.

En el interior de la República Mexicana  todavía podemos ver el festejo de los difuntos tal como es: la ofrenda, el
arreglo artesanal de las tumbas, el intercambio del pan con familiares y vecinos, el tender la alfombra de flores para que las animas de los muertos puedan regresar a sus casas, etc.

Por eso es muy importante conservar nuestras tradiciones, explicándole a nuestros hijos cual es el significado del día de muertos y porque debe de hacerse una diferencia entre las dos festividades, sin mezclaras.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Créditos:

Fotografías tomadas en el Cementerio de Ocotepec, Morelos. Obsequiadas a este website por el Lic. Alejandro Corral.  Agradecemos el detalle.

Tzompantli, horca y picota. Sacrificio o pena capital, por Emilie Carreón Blaine.
© 2017 Universidad Nacional Autónoma de México,
Revista Anales del Instituto de Investigaciones Estéticas

El tzompantli en Mesoamérica y las “torres de cabeza” en Asia, por Yolotl González Torres.
Revista Arqueología Mexicana núm. 120, pp. 75-79.

Calaveras contra calabazas  spanishplans.files.wordpress.com  

 

Los Guerreros Águila – Día de Muertos

Share

Hace 4,800 años ya se practicaba en México el culto a la muerte. En los 18 meses representados en el Calendario Azteca, se distinguen 6 festejos a la muerte, siendo los dos principales el del noveno mes Miccailhuitontli que significa Fiesta de los niños difuntos y la del décimo mes, Hueymicaihuitl; la conmemoración de los muertos adultos.

Después de la muerte, los hombres quedaban sometidos a destinos diferentes, según lo que habían hecho durante su vida y sobretodo según la manera en que habían muerto. No había un lugar especial para los buenos o para los malos. La vida después de la muerte dependía totalmente de la elección de los dioses; la suerte mas envidiada estaba destinada a quienes habían perecido cumpliendo con los deberes que se les habían encargado al nacer. Los niños que nacían muertos se dirigían al cielo decimotercero, de donde procedían; existía en ese cielo “un árbol de leche” que les daría a los niños el alimento eterno, para su eterna infancia.

Los guerreros muertos en batalla o en la piedra de los sacrificados se volvían “acompañantes del águila”, ósea del sol. Su vida gloriosa estaba hecha de cantos guerreros y de combates. Al cabo de cuatro años eran transformados en colibríes y volvían a la tierra para vivir entre las flores. Las mujeres muertas de parto también formaban un cortejo del sol y también se deleitaban con los cantos bélicos y simulacros de combate. En cualquier caso, de hombre o mujer, un destino excepcional estaba reservado para su vida después de la vida, para aquellos que morían para el sol. El mandato soberano de los dioses del cielo decimotercero hace nacer a un hombre en una fecha determinada y no en otra, decide toda su vida y su muerte, pues esta fecha es la que fija los grandes lineamientos de cada existencia.

 

Los Guerreros Águila, o Caballeros Águila, como se les conoce en ocasiones, eran un cuerpo de infantería de élite que formaba parte del ejército del Imperio Azteca. Los integrantes de esta sociedad guerrera eran miembros de la nobleza o individuos del pueblo llano que se hubieran distinguido por su arrojo en el campo de batalla.

En lengua náhuatl los Guerreros Águila eran conocidos como cuāuhtli.  Selectos guerreros del Sol de élite que componían el ejército azteca. Su nombre deriva del vocablo náhualt cuāuhpilli, que quiere decir “noble águila”, por lo que se les reconocía por las plumas que decoraban su atuendo.

Fueron los guerreros más letales de los aztecas y los más peligrosos enemigos a los que tuvieron que enfrentarse los conquistadores españoles en Centroamérica.

Hoy día, todavía son recordados por su fiereza en la batallas

XileX 777

 

«…y eso decían los antiguos, que cuando morían, los hombres no perecían, sino que de nuevo comenzaban a vivir»

Fray Bernardino de Sahagún.

 

 

 

 

 

 

 

Foto de portada: Wikipedia. 

TALLERES “Pinta, decora y viste motivos del Día de los Muertos» 2017

Share

El Museo Nacional de Antropología alberga las colecciones arqueológicas y etnográficas de México. Este se encarga de proteger, catalogar, restaurar, investigar y difundir el acervo que este resguarda.  Este año con motivo de las celebraciones del día de muertos ofrece los talleres “Pinta, decora y viste motivos de día de muertos: Calaveras y Catrinas.”

Calaveras de chocolate

7 y 14 de octubre
11 a 13 horas
Decoración en chocolate $50

Decora tu cráneo

14, 21 y 28 de octubre
11 a 13 horas

7, 14, 21 y 28 de octubre
15 a 17 horas
Pintura en cerámica, desde $30

Pregunta por los paquetes familiares

Ofrenda Purépecha

7, 14, 21 y 28 de octubre
11 a 13 horas
Técnica mixta en cartón y barro $40


Tu cráneo de arena

21 y 28 de octubre
11 a 13 horas
Iluminado con arena de colores sobre cuadro de madera $40


La calaca en tu playera

21 y 28 de octubre
11 a 13 horas
Pintura en textil $60

Pinta tu catrina

7, 21 y 28 de octubre
11 a 13 horas
Pintura en cerámica $100

Xólotl del Mictlán

14 y 21 de octubre
11 a 13 horas
Pintura en cerámica $40

Viste tu calavera

7 y 14 de octubre
11 a 13 horas
Armado en cartón y decoración con papel $25

Inscripción previa en el Departamento de Comunicación Educativa

Asiste a las representaciones escénicas

“El misterio de la tumba 7”
7 de octubre  12 horas

“Diles que no me maten” y “Paso del norte”
28 de octubre 12 horas

Visita la ofrenda de día de muertos

“Dos arquitectos y dos visiones de la cultura en México”

Del 28 de octubre al 3 de noviembre.

Visita la ofrenda de día de muertos en el Departamento de Comunicación Educativa

INFORMES:

Departamento de Comunicación Educativa del Museo Nacional de Antropología e Historia.

Dirección
Av. Paseo de la Reforma y Calzada Gandhi s/n Col. Chapultepec Polanco.

Del. Miguel Hidalgo. C.P. 11560, Ciudad de México, México.

Tel. 4040 5370 ext. 412345 y 412348

Conoce como nació el Día de Muertos en México

Share
«El culto a la vida, si de verdad es profundo y total, es también culto a la muerte. Ambas son inseparables.
Una civilización que niega a la muerte acaba por negar a la vida».
Octavio Paz, “Todos Santos Día de Muertos”,
El laberinto de la soledad, 1950.

Las festividades en torno a los muertos se llevan a cabo en 41 grupos étnicos de México, entre los cuales se encuentran los amuzgos, atzincas, coras, cuicatecos, chatinos, chichimecas-jonaz, chinantecos, chocho-popolocas, choles, chontales de Oaxaca y Tabasco, huastecos o teneek, huaves, huicholes, ixcatecos, ixiles, jacaltecos, matlatzincas, mayas, lacandones, mayos, mazahuas, mazatecos, mixes, mixtecos, motozintlecos, nahuas, pames, popolucas, purépechas, tepehuas, tepehuanos, tlapanecos, tojolabales, totonacas, triques, tzeltales, tzotziles, yaquis, zapotecos y zoques.

Muertos y difuntos; y almas, ánimas, espíritus, tonalli, teyolia, ihiyotl…

Generalmente las celebraciones en torno a los muertos se llevan a cabo los últimos días del mes de octubre (del 25 al 30) y los primeros de noviembre (del 1 al 3). Sin embargo, existen poblaciones indígenas en las que dichas festividades llegan a extenderse a lo largo de todo el mes de noviembre, como en el caso de los chontales de Tabasco, o se constriñen a períodos muy reducidos de dos días al inicio del penúltimo mes del año.

Oficialmente, según el calendario católico, el día 1 de noviembre está dedicado a Todos Santos y el día 2 a los Fieles Difuntos. Sin embargo, en la tradición popular de gran parte de la República Mexicana, el día 1 se dedica a los muertos chiquitos o niños fallecidos, y el día 2 a los adultos o muertos grandes. No obstante, se dan una serie de variantes a lo largo del país:     en algunos lugares se dice que el 28 de octubre es el día de los matados, o sea de aquellos muertos en accidente, y que el día 30 de octubre llegan las almas de los limbos, es decir, de los niños que murieron sin ser bautizados. Esta distinción de dos celebraciones de muertos según la edad, proviene de la época prehispánica…

Te invitamos a leer porque pedimos calaverita pulsando aquí.

Fray Diego Durán dice que en el ritual indígena nahua existían dos fiestas dedicadas al culto a los muertos: Miccailhuitontli o Fiesta de los Muertecitos, que se conmemoraba en el noveno mes del calendario nahua, y equivalía al mes de agosto del año cristiano; y la Fiesta Grande de los Muertos, celebrada el décimo mes del año. Estas fiestas, además de dedicarse a los muertos, también eran propiciatorias de la agricultura, ya que en ese mes (agosto para los cristianos) debido al hielo, temían los indígenas la muerte de las sementeras. Para ello se “apercibían con ofrendas y oblaciones y sacrificios”. Durán, pudo observar que el día de Todos Santos ponían ofrenda para los niños muertos, y el siguiente día otra para los difuntos adultos, Las ofrendas consistían en dinero, cacao, cera, aves, frutas, semillas en cantidad y “cosas de comida”…

Para saber el significado que  tienen actualmente las ofrendas, puedes ver «El Altar de Muertos y su Significado» 

Seguir leyendo…

 

 

 

 

 

 

 

Créditos:

Patrimonio Cultural y Turismo. Cuadernos 16
La festividad indígena dedicada a los muertos en México
Derechos reservados
Consejo Nacional para la Cultura y las Artes