TOMATE, UN REGALO DE MÉXICO PARA EL MUNDO…

“Aparte de las demás especies de solano de las cuales hablamos, hay otra cuyos frutos, llamados tomatl, porque son redondos, son de naturaleza seca y fría, y participan de alguna acidez… “

Su introducción a España e Italia fue asombrosamente rápida, pues ya a mediados del siglo XV el tomate se comía en Italia “con aceite, sal y pimienta” (Ricky, 1978 ) para posteriormente introducirse de lleno en la preparación de pizzas, ensaladas, salsas y otros guisos que hoy forman parte de la “autentica cocina Italiana”… En el resto de Europa, su uso fue mas bien ornamental, tal es el caso de los franceses quienes lo denominaron “pomme d’amour” ( la manzana o fruto del amor ). Siendo solo a finales del siglo XVII, que el tomate aparece en las hortalizas francesas.

Turcos, Portugueses y por supuesto los Españoles, se encargaron de introducirlo al continente Africano. El fruto llego rápidamente a Egipto, Túnez, el resto del Mediterráneo, alcanzando posteriormente Asia. No es hasta finales del siglo XIX que su consumo en los Estados Unidos, puede considerarse importante.


100 gramos de tomate aportan:

  • Energía, 20 Kcal.
  • Proteínas 1,2 gr.
  • Fibra 0,7 gr.
  • Calcio 7,0 mg
  • Hierro 0,6 mg
  • Caroteno 0,5 mg
  • Tiamina 0,06 mg
  • Riboflavina 0,04 mg
  • Niacina 0,6 mg
  • Vitamina C 23 mg

Ingredientes :Tomates, Sal y Sol!

Ya en el inicio de este  milenio, los tomates secos, o más bien deshidratados se han convertido en un excelente ingrediente culinario. Ello debido a la concentración de aromas que el deshidratado le da a frutas y legumbres. Sin embargo el deshidratado o secado al sol, es un método de conservación milenario en muchas culturas alrededor del mundo, de ello habíamos hablado en uno de nuestros primeros artículos, referente a la carne seca.

Pero además de las tradiciones, nuestra sociedad ha creado nuevos «ingredientes» desde tiempos inmemorables, sobre todo cuando contamos con excedentes con los que ya no sabemos ni que hacer. El resultado en el caso del tomate deshidratado fue espectacular, pues el aroma se concentra en él es de una manera tal que lo hace un excelente ingrediente en muchos platillos incluyendo fantásticas ensaladas y otros.

Que se necesita.

Necesitamos varios días soleados y de mucho viento con una temperatura promedio de 32 centígrados. Pero como eso en muchos casos será imposible, aquí tendremos que recurrir a métodos artificiales de secado.

Uno de ellos puede ser colocarlos en un horno a temperatura extremadamente baja, menor a 50 grados. Lo ideal es un horno de convección del tipo de restaurantero, pero también podemos hacer la prueba en casa, dejando la puerta del horno entreabierta, esto lo puedes lograr colocando una cuchara o algún otro utensilio en la parte superior de la puerta que evite que esta se cierre por completo. El secado se llevará de 15 a 24 horas, así que recomendamos iniciar la aventura muy temprano en la madrugada con el fin de poder vigilar los tomates, aunque no es absolutamente necesario.

Necesitamos de una rejilla “cerrada” es decir que los alambres de la parrilla no estén muy separados.

Método: Parte los tomates en dos y colócalos bocabajo, haciendo una pequeña incisión en la parte superior, luego espolvorea un poco de sal sobre ellos. Es importante que los coloques según el tamaño en orden, ya que tendrás que retirarlos conforme vayan quedando listos. Lo mejor por supuesto es que todos tengan el mismo tamaño.

Una vez logrado el secado, los tomates se pueden conservar en un recipiente hermético hasta por 6 meses. Al momento de usarlos puedes rehidratarlos sumergiéndolos en agua por media hora, los puedes cocinar o bien consumirlos tal cual en ensaladas o nuevos platillos de tu propia inspiración…

También, si lo deseas un tomate practicar el semi-secado es decir, no completamente deshidratado, esto se lleva mucho menos tiempo y quedan igualmente deliciosos! … para conservarlos, introdúcelos en un recipiente hermético cubriéndolos completamente con aceite de oliva y llevándolos al refrigerador. Igual se conservarán aproximadamente 6 meses.

Cuando aún están a medio deshidratar se pueden poner en un hilo de cáñamo si tienes días secos y soleados y un corredor bajo techo o una ventana abierta que permita ventilación (como si hicieras un collar de tomates secos).

Disfrútalos.

 

 

 

 

 

 

 

Por Paco Perez.

Original @ deliciasprehispanicas.blogspot.mx en 9/7/11 Foto de Portada & 3  huerto urbano / Deshidratado de tomates al sol  Verdura Pura

No te pierdas nuestras publicaciones:


Escribe tu correo: