En México se conocen hasta hoy 67 especies, de las cuales 93.5% son endémicas, y con este número ocupa el segundo lugar del mundo en cuanto a diversidad de tarántulas, sólo después de Brasil. Dentro de las especies mexicanas encontramos muchos ejemplos sobresalientes por sus características particulares, endemismos e importancia comercial como los que a continuación se describen.

Por su belleza, docilidad y larga tradición en el mundo de las mascotas exóticas, sin lugar a dudas la tarántula más famosa del mundo es la llamada “de rodillas rojas”: su nombre científico es Brachypelma smithi. Conocida por todo el país y durante mucho tiempo por el mundo como la tarántula por antonomasia, sufrió al principio una explotación local, siendo vendida prácticamente en todos los mercados del país, y
posteriormente en todo el mundo, realizándose extracciones sin control de las poblaciones silvestres. Acciones como éstas orillaron a que esta especie fuera incluida en la lista de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres.

Otras tarántulas excepcionales conforman un grupo único en el mundo por sus adaptaciones a la vida en cavernas, fueron descubiertas en los 70’s por investigadores estadunidenses y literalmente salieron a la luz con sus adaptaciones troglobias consistentes en la reducción del número o ausencia de ojos, apéndices largos y delgados, así como la falta del parche de sedas urticantes. Existen sólo siete especies en el mundo con esas características y las siete son mexicanas.

6 nuevas especies fueron descubiertas en 2003, como dato curioso, una de estas especies nuevas recibió el nombre de Hemirraghus chilango, por ubicarse la localidad tipo dentro del territorio del Distrito Federal.


Contrariamente a lo que se piensa y a lo que se nos ha mostrado durante años en películas y telenovelas sobre estos sorprendentes seres, las tarántulas no representan peligro para el ser humano; de hecho y como
en muchos otros casos, nosotros somos un peligro mucho mayor y real para ellas al destruir su entorno.
 

 

 

 

 

 

 

Las tarántulas de México: pequeños gigantes incomprendidos. CONABIO. Biodiversitas

No te pierdas nuestras publicaciones:


Escribe tu correo: