Recientes excavaciones muestran fregmentos de cerámica blanca que data del 800 a.C.

TLAXCALA, Tlaxcala.- Los antiguos tlaxcaltecas asentados en el valle de Cacaxtla-Xochitécatl fueron en los creadores de la talavera, así lo revelan las más recientes investigaciones en la zona arqueológica, ubicada en el municipio de Nativitas.

En trabajos de rescate y salvamento arqueológico, fue hallada cerámica blanca que demuestra la habilidad de los habitantes de ese lugar, quienes fusionaron sus conocimientos con la técnica española.

Los conquistadores introdujeron el vidrio y otros elementos para la elaboración de los primeros objetos de talavera en esta región.

Lo anterior se desprende de un estudio de la investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Maricarmen Serra Puche, responsable de esta investigación en el sitio.

La actual directora general de Proyectos Universitarios de la secretaría de desarrollo institucional expone que dichos descubrimientos aportan elementos importantes.

Estos serían necesarios y podrían ser utilizados por las autoridades estatales en la materia, para solicitar un certificado de origen de la talavera tlaxcalteca.

Un total de 20 años de trabajo de investigación arqueológica en Cacaxtla-Xochitécatl dieron estos resultados, refiere Serra Puche quien ha realizado excavaciones y estudios de la zona de Xochitécatl.

Durante ese tiempo ha encontrado una diversidad de utensilios elaborados de cerámica, que evidencian la extraordinaria habilidad y creatividad de los tlaxcaltecas.

En recientes excavación que realizó Serra Puche en viviendas ubicadas en esta zona y terrenos de cultivo, fue hallado un taller de cerámica.

Ahí se encontraron evidencias reveladoras de que esa actividad fue de las más antiguas, en los asentamientos del valle de Tlaxcala-Puebla.

En el taller de cerámica que descubrieron, se encontraron piezas elaboradas 600 años después de Cristo, que son contemporáneas a las pinturas murales de Cacaxtla.

Pero también dijo que fue escarbado un taller de cerámica blanca que tiene una antigüedad de 800 años antes de Cristo.

Lo que indica que en realidad, hay mucha más tradición y más antigüedad de la cerámica y la talavera en Tlaxcala que en Puebla.

Serra Puche destacó que es un aporte importante, por eso consideró necesario mantener las investigaciones en esta zona, pues la educación y la ciencia son elementos fundamentales para alcanzar el desarrollo para México.

De ahí que reconoció el interés y apoyo del gobierno de Tlaxcala por respaldar proyectos de esta naturaleza.

La investigadora comentó que tan sólo en los últimos dos años a través de cuatro proyectos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), en Tlaxcala se han ejercido dos millones de pesos para continuar con la exploración de Xochitécatl.

Este hipótesis es parte de otra aportación científica al estudio de la zona arqueológica Xochitécatl-Cacaxtla, fue editado el libro “Vida Cotidiana Xochitécatl-Cacaxtla. Días, Años y Milenios”.

Es obra literaria de Mari Carmen Serra Puche y Carlos Lazcano Arce, que recoge en sus 192 páginas una importante cantidad de datos y una síntesis general de los principales resultados de su investigación.

Esta ha sido de largo plazo del complejo arqueológico de Cacaxtla-Xochitécatl-Nativitas en Tlaxcala.

El estudio vincula los datos del proyecto con el desarrollo general de la sociedad prehispánica de la región Puebla-Tlaxcala y de otras partes de Mesoamérica

El libro presenta sólo una parte de la investigación, pero, afirman los investigadores, que vendrá otra donde se hablará de la vida cotidiana en otros ámbitos.

Esta obra ya fue presentada en la Feria del Libro Antropológico en el Museo Nacional de Antropología, y ganó una mención honorífica en el Premio a Mejor Investigación del Instituto Nacional de Antropología e Historia.