Archivo de la etiqueta: tlacuatzin

Yaushu, una deidad Cora; es nuestro Tlacuache.

Share

Su representación tridimensional mas antigua fué encontrada en Tlapacoya, Estado de México; una figurilla de barro que se cree data del año 1000 A.C.. Los códices mesoamericanos lo relacionan al trazo y cruce de caminos, al juego de pelota, a la decapitación  a las ceremonias del año nuevo, a la luna y al pulque. Vestido con piel de jaguar,  fue divinizado desde la antigüedad por los pueblos indígenas.

Tlacuatzin mejor conocido como tlacuache,  (clacuache o tacuacín)  el único marsupial de mesoamérica y árido-américa, es endémico de Mexico, habita desde el estado de Sonora hasta Yucatan, mas comúnmente por debajo de los 1000 msnm. Se ha esparcido a casi todo el continente americano.  Construye sus nidos a partir de hojas secas y pequeñas plantas. Algunas especies pequeñas pueden medir solo algunos centímetros en estado adulto y vivir en nidos deshabitados de pequeñas aves, otras pueden ser tan grandes como un castor. En estado salvaje, se alimenta principalmente de insectos, lagartijas, pequeños roedores, huevos de aves, y algunas frutas como coco, plátano  naranjas, higos. Por las noches, es común encontrarlo en zonas urbanas husmeando en los basureros de las casas. Duerme durante el  día.

Es claro que, hoy día es conocido en todo el mundo, llego a Europa escondido entre la mercancía de los Galeones del Siglo XVI y en América ha extendido su territorio a todo el continente, desde Canadá hasta la patagonia.

El «manicou» conocido así en Islas del Caribe — Antigua, Grenada, Dominica y Trinidad —  es un platillo muy apetecido que aseguran sabe a pollo.  Aunque el animal se encuentra protegido por la ley, por estar en peligro de extinción.

Otros nombres:  zarigüeyas, zorro cola pelada, en El Salvador le llaman «tacuazín»; en Nicaragua les llaman «zorro cola pelada»;  en Costa Rica son «zorros» y en los Estados Unidos se le conoce como  «opossum«.

Tlacuache


Las representaciones de este animal son escasas y se trata siempre de un personaje que porta una cabeza de tlacuache, , mamífero que se asocia con la serpiente y las flores. Esta pieza es excepcional debido a que la cara del hombre es visible a través de la boca abierta del animal. El personaje, quizás un sacerdote, porta una prenda que le cubre los hombros y el pecho, y sobre la misma un grueso cordel sostiene un pectoral con el glifo del Cocijo dios de la lluvia y el trueno; destacan un cinto del que cuelgan caracoles y las rodilleras de semillas.

Procedencia: Entrada de la tumba 124 de Monte Albán.
Cronología: Clásico Tardío, Monte Albán IIIB – IV, 500 – 800 d.C.

Información original del Museo Nacional de Antropología

Origen de la palabra TLACUACHE.

Share

El tlacuache (didelphis marsupiales) es el único marsupial Mesoamericano. La palabra tlacuache, tiene su origen en la voz náhuatl tlacuatzin, que a su vez tiene probable procedencia de “tlacuatl” que en el tiempo de los antiguos, designaba “un tipo de animal” o “animal que es comido”. Por su parte la palabra “tlacuani” era utilizada para referirse al animalejo “ que come cosas” o “al comelón” . En náhuatl la silaba Tla-(cua) es un verbo que significa “comer algo”.

“El comelón” era alimento del pueblo y su cola, medicamento. En efecto, en la época prehispánica se utilizaba la cola del tlacuache con fines medicinales. Fuentes del siglo XVI confirman su uso para desintoxicar el cuerpo o expulsar “cosas” del cuerpo. La cola molida se utilizaba en bebidas para ayudar a partos difíciles, también tenía uso como laxante y para combatir la constipación, entre otros se le consideraba muy nutritiva. (Sahagún 1963:11). Era el Ticitl (el médico) quién recetaba aquellos medicamentos.

La palabra Tla, era utilizada como diminutivo para referirse al animal, mientras que Tlaquatzin era la forma honorífica de referirse al mismo. Figurines y otras representaciones zoomorfas expresan el concepto del mito del origen del fuego y una evidente relación con la fertilidad a veces expresada a través de sus complejos atributos sexuales (Ecuador, La Tierra y el Oro 1990)

Tlacuache o Zarigueya de Tenayuca,
Vasija-efigie de un tlacuache, Arcilla. Postclásico tardío (1319-1521 D.C.) Tenayuca, Estado de México Museo Nacional de Antropología, México. Foto: Jorge Perez de Lara..

Vestigios de un antiguo sistema de linajes.

Entre los lacandones, los niños son llamados Och (tlacuache) ésta palabra representa una categoría de individuos que no pertenecen al grupo sino hasta que son reconocidos por sus padres para pertenecer al onen (linaje) al cuál, aunque hayan nacido de ellos no tienen derecho sino hasta que el padre los reconoce legítimamente, es hasta entonces cuando el niño pertenece al grupo, a su linaje paterno.

Existen diferentes categorías de onen, ésta palabra viene de la raíz Oh-el que significa “dado a conocer” por su padre que lo integra a su grupo de descendencia. La ceremonia iniciática de éste reconocimiento lleva el nombre de Meek’ bir . Cuando ello sucede, los padres y padrinos ofrecen una fiesta donde comen un animal de caza. En algunas comunidades identifican al niño con el nombre del animal que se haya ofrecido en dicho festejo, es decir, si se ofrece carne de mono araña, el niño lleva como nombre Ma’ax (mono araña).

 

 

 

 

 

 

Referencias Bibliográficas:

Sistema Simbólico y Organización Social de los Lacandones,
por Marie-Odile Marion.
Diccionario Analítico del Náhuatl.
por Frances E. Karttunen
Dioses, símbolos y alimentación en los Andes
por Andrés Gutiérrez Usillos

Créditos de Fotografía:
Vasija-efigie de un tlacuache, Arcilla.
Jorge Perez de Lara / Mesoweb.

 debate.com.mx

Fuente original: deliciasprehispanicas.blogspot.mx