Francisco Hernández, botánico y médico personal del Rey Felipe II, describió en en su “Historia natural de Nueva España” (1577) que nuestros ancestros cultivaban cuatro variedades de cacao.

Las enumeró por orden y tamaño:

  • Quauhcacáhoatl, el de mayor tamaño.
  • Mecacacáhoatl, de tamaño mediano.
  • Xochicacáhoatl,  de menor tamaño que el anterior.
  • Tlacacáhoat, el mas chico de todos.

“Ésta última es la menor de todas y “sirve mejor para bebidas, en tanto que las otras son más propias y cómodas para monedas”.

Es decir, las semillas que servían para moneda, no eran de la misma clase que aquellas con las que se preparaba el alimento. La forma prehispánica de hacer los tratos con el cacao era por cuenta. El sistema de peso y medida fue introducido por los españoles más tarde.


Landa indica cómo funcionaba esto del dar y tomar en Yucatán: “

…su contar es de cinco en cinco hasta veinte y de veinte en veinte hasta 100, y de 100 en 100 hasta 400, y de 400 en 400 hasta 8000, y de esta cuenta se servían mucho para la contratación de cacao”. A su vez el cronista Herrera y Tordesillas agrega que: “…cuentan el cacao en zontles, xiquipiles y cargas; un zontle es equivalente a cuatrocientas almendras, un xiquipil, veinte zontles que son 8000 almendras; y una carga, tres xiquipiles, que son 24000 almendras…

 

 

 

 

 

 

Escrito por Paco Perez,

Foto: Cultura Colectiva

Queridos amigos, les pedimos seguir la nueva página Fan, ya que existe la posibilidad de que la anterior desaparezca. Mil gracias por su apoyo de siempre. Nos seguimos leyendo… Atte. Paco Perez, autor del blog

Pulsa para seguir la nueva página en Facebook @Cocinando cultura deliciasprehispanicas.com 😉 Mil gracias.



No te pierdas nuestras publicaciones:


Escribe tu correo:

¡Síguenos en Redes Sociales!