En la costa del actual estado de Campeche en la península de Yucatán se encuentra la isla de Jaina, la cual alberga un sitio ancestral maya muy singular. La isla se destaca por la gran cantidad de figurillas de cerámica fina que han sido encontradas ahí.  Se cree que la isla fue un centro habitacional y ceremonial de gran importancia, siendo su momento de esplendor durante el Clásico Medio y Tardío (600 – 900 d.C.).

Las pequeñas figurillas son preciosas en sus detalles y son consideradas como el arte de estatuilla más fino de la América precolombina. Fueron pintadas originalmente en tonos de ocre, azul  y rojo de cinabrio. Su tamaño es pequeño; 15 cm de altura en promedio. Se trata de figurillas zoomorfas y antropomorfas. Lo que nos llama la atención en particular son las “deidades emergiendo de las flores”, aunque se han encontrado una gran cantidad de figurillas representando situaciones de la vida diaria, como lo son moler el maíz e inclusive mujeres utilizando el telar de cintura, músicos y silbatos, jugadores de pelota, sacerdotes,  etc.  Estas piezas fueron encontradas en entierros funerarios,  colocadas en el pecho, entre los brazos flexionados del difunto, acompañadas de piezas de jade y otras joyas.

Deidad emergiendo de una flor. Origen: Isla de Jaina.    Altura: 14.0 cm  © Justin Kerr. Todos los derechos reservados.

 


Existe el mito que relata como los dioses emergieron de las flores, específicamente de las del nardo. Estas creencias aun se resguardan en la tradición oral de los lacandones:

… K’akoch, es un dios. Creó la tierra. Creó las flores de nardo para tener adoradores. No se sabe como los hizo. El los creó, los transformó en flores de nardo. Los creó de repente. Primero creó a Sukunkyum, el hermano mayor de Nuestro Padre, luego creó a Ah Kyantho, y después a Hach Ak Yum, Nuestro Verdadero Padre. Se cuenta que una vez abierta la flor, ellos necieron. No tuvieron madre alguna. Nacieron de una de las flores de nardo, esta fue su madre. Había muchas flores, estas se abrieron, y de una de ellas salieron ellos. Los tres hermanos no vieron mas que la flor de nardo. Después de haber salido de la flor de nardo, los dioses crecieron… 

 

Dios Viejo emergiendo de una flor y protegido por sus pétalos. Lugar: Isla de Jaina  Altura: 15.5 cm © Justin Kerr.  Esta figurilla se encuentra actualmente en The Gardiner Museum, Toronto, On. Canada.

 

 

 

 

 

Fuentes consultadas: 

Nuevos aportes sobre la identificación botánica asociadas a elementos masculinos emergiendo de flores en figurillas procedentes de Jaina. Escrito por Anaité López, Asociación FLAAR Mesoamérica.  Marzo 2010.

maya-archaeology.org