Le Leyenda de los Volcanes Iztaccíhuatl y Popocatépetl

Le Leyenda de los Volcanes Iztaccíhuatl y Popocatépetl

 

Se cuentan muchas leyendas sobre los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl. Una de ellas dice que en el valle de México había un poderoso emperador con espíritu guerrero. Este emperador tenía una hija, la princesa Iztaccíhuatl.
La princesa se enamoró de Popocatépetl, un joven guerrero valeroso e inteligente. El emperador veía con agrado el matrimonio de su hija Iztaccíhuatl con el joven guerrero.Cuando Iztaccíhuatl y Popocatépetl iban a celebrar su boda, los ejércitos enemigos decidieron atacar. El emperador reunió a sus guerreros y confió a Popocatépetl la misión de dirigirlos en los combates.
Popocatépetl fue a la guerra y tras varios meses de combate logró vencer al enemigo. Antes de que el emperador se enterara de la victoria, unos guerreros envidiosos le mal informaron que Popocatépetl había muerto en combate. Iztaccíhuatl escuchó esta noticia falsa y lloró amargamente. Dejó de comer y cayó en un sueño profundo, sin que nadie pudiera despertarla. Cuando Popocatépetl regresó victorioso supo lo que había sucedido y buscó a Iztaccíhuatl, la cargo en sus brazos, tomó una antorcha encendida y salió del palacio y de la ciudad. Nadie volvió a verlos.Después de varios días, todas las personas del valle de México se asombraron al ver dos montañas muy altas que habían surgido de la tierra y lanzaban llamas hacia el cielo. Se trataba de dos volcanes. Cuando el emperador vio las montañas, dijo a su pueblo:- Iztaccíhuatl y Popocatépetl murieron de tristeza porque no podían vivir el uno sin el otro. El amor los ha transformado en volcanes y su corazón fiel arderá como una flama para siempre.

Desde entonces permanecen juntos y silenciosos Iztaccíhuatl y Popocatépetl.



 

La Leyenda de los Volcanes Iztaccíhuatl y Popocatépetl. Jesús Helguera.

¿Quién inventó las servilletas? #culturageneral #buenosmodales

¿Quién inventó las servilletas? #culturageneral #buenosmodales

#Culturageneral  y #Buenosmodales

Si alguna vez te has preguntado cuando o quién inventó las servilletas, has llegado al lugar adecuado. Aunque no hablaremos de Moctezuma  o de las culturas prehispánicas, sino de los griegos… ya que nos ha parecido bastante interesante el origen de las servilletas que hoy todos utilizamos en la mesa.

“Los antiguos griegos usaban para limpiarse las manos “apomagdalia” o miga de pan que luego se daba a los perros, y los romanos tenían paños grandes y pequeños (sudaria y mappa). En la Castilla medieval se usaban ‘tovallas de manjar’ y ‘pañizuelos de mesa’, que al principio estaban colgados de las paredes y luego fueron acarreadas por los sirvientes. El maestresala, encargado principal de los banquetes, llevaba la servilleta —del tamaño de una toalla de manos actual— sobre el hombro izquierdo, y el resto de criados en el antebrazo. Las ofrecían cada vez que el invitado comía o bebía, y se cambiaban con cada nuevo plato o servicio. Así se puede ver en el cuadro Las bodas de Caná (Paolo Veronese, 1497), donde también vemos los cuchillos pequeños o cañivetes que servían para pinchar la comida”.  

                                                                                                                                                                          .- Ana Vega Perez de Arlucea. 

* En “Las bodas de Caná” aparecen Felipe el Hermoso y Juana la Loca bastante desganados. Ca. 1497. NATIONAL GALLERY OF ART

 

 

 

 

 

 

Créditos:

Texto: “Los modales en la mesa” ANA VEGA ‘BISCAYENNE'” @ El Comidista.
Foto de portada: Pinterest.

 

 La leyenda del fuego robado, una leyenda Cora.

 La leyenda del fuego robado, una leyenda Cora.

 

Hace mucho tiempo, no se conocía el fuego, y los hombres debían comer sus alimentos crudos.
Los Tabaosimoa, los Ancianos, se reunieron y discutieron sobre la manera de obtener alguna cosa que les procuraría el calor y les permitiría cocer sus alimentos. Ayunaron y discutieron… y vieron pasar por encima de sus cabezas una bola de fuego que se sumergió en el mar pero que ellos no pudieron alcanzar. Entonces, fatigados, los Ancianos reunieron personas y animales para preguntarles si alguno de ellos podía aportarles el fuego.
Un hombre propuso traer un rayo de sol a condición de que sean cinco para ir al lugar donde salía el sol. Los Tabaosimoa aprobaron la proposición y pidieron que los cinco hombres se dirigieran hacia el oriente mientras que ellos, llenos de esperanza, continuarían suplicando y ayunando. Los cinco partieron y llegaron a la montaña donde nacía el fuego.


Esperaron la llegada del día y se dieron cuenta que el fuego nacía sobre otra montaña, más alejada. Retomaron entonces su camino. Llegados a la montaña, en un nuevo amanecer, vieron el fuego nacer sobre una tercera montaña, aún más alejada. Prosiguieron así hasta la cuarta, después la quinta montaña donde, desalentados, decidieron regresar, tristes y fatigados.
Contaron esto a los Ancianos quienes pensaron que jamás podrían alcanzar el Sol. Los Tabaosimoa les agradecieron y se volvieron a poner a reflexionar sobre lo que podrían hacer.


Es entonces que apareció Yaushu, un Tlacuache sabio, y él les relató un viaje que había hecho hacia el oriente. Había percibido una luz lejana y quiso verificar lo que era. Se puso a marchar durante noches y días, durmiendo y comiendo apenas.
La noche del quinto día pudo ver que en la entrada de una gruta ardía un fuego de madera de donde se elevaban grandes llamas y un torbellino de chispas.
Sentado sobre un banco un hombre viejo miraba el fuego. Era grande y llevaba un taparrabo de piel, los cabellos blancos y los ojos horriblemente brillantes. De tanto en tanto alimentaba esta “rueda” de luz con leños.


El Tlacuache contó cómo él permaneció escondido detrás de un árbol y que, espantado, él hizo marcha atrás con precaución. Se dio cuenta que se trataba de alguna cosa caliente y peligrosa.
Cuando él hubo acabado su relato, los Tabaosimoa pidieron a Yaushu si él podía volver y traerles un poquito. El Tlacuache aceptó, pero los Ancianos y su gente debían ayunar y orar a los dioses haciendo ofrendas. Ellos consintieron pero le amenazaron de muerte si éste los engañaba. Yaushu sonrió sin decir una palabra.
Los Tabaosimoa ayunaron durante cinco días y llenaron cinco sacos de pinole que dieron al Tlacuache. Yaushu les anunció que estaría de regreso en otros cinco días; debían esperarlo despiertos hasta medianoche y si él moría, les recomendó de no lamentarse por él.
Portando su pinole, él llegó al lugar donde el viejo hombre contemplaba el fuego.

El Zorro | 2da parte
 

Yaushu lo saludó y fue solamente a la segunda vez que él obtuvo una respuesta. El viejo le preguntó lo que hacía tan tarde en ese lugar.
Yaushu respondió que era el emisario de Tabaosimoa y que buscaba agua sagrada para ellos. Estaba muy fatigado y preguntó si podía dormir antes de retomar su camino la mañana siguiente.
Debió suplicarle mucho pero al fin el viejo le permitió quedarse a condición de que no toque nada. Yaushu se sentó cerca del fuego e invitó al viejo a compartir su .pinole
Este vertió un poco sobre el leño, luego por encima de su hombro, después comio el resto. El viejo le agradeció y se durmió.
Mientras que Yaushu lo escuchaba roncar, pensaba la manera de robar el fuego. Se levantó rápidamente, tomó una brasa con su cola y se alejó. Había hecho un buen pedazo del camino cuando sintió que una borrasca venía sobre él y vio, frente a él, al viejo encolerizado.
Él lo reprendió por tocar y robar una cosa que no le pertenecía; lo mataría. Inmediatamente él tomó a Yaushu para quitarle el tizón pero aunque éste lo quemaba no lo soltaba. El viejo lo pisoteaba, le trituraba los huesos, lo sacudía y lo balanceaba. Seguro de haberlo matado, se vuelve a vigilar el fuego. Yaushu rodó, rodó y rodó… envuelto en sangre y fuego; llegó así delante de los Tabaosimoa que estaban orando.
Moribundo les dio el tizón. Los Ancianos encendieron los leños. El Tlacuache fue nombrado “héroe Yaushu”. Lo vemos aún hoy marchar penosamente por los caminos con su cola pelada.

Foto de portada:

El tlacuache que robó el fuego

Leyenda Cora Ilustrada.
Editoriales
Instituto Nacional De Antropología E Historia – INAH

Catalina
Miranda
Colección Leyendas
ISBN 978-607-484-642-3
INAH 003OVA0842

11 Libros de Construcción Sustentable. Adobe, techos verdes, etc. (PDF)

11 Libros de Construcción Sustentable. Adobe, techos verdes, etc. (PDF)

  1. Predes – Construccion De Vivienda En Adobe Descargar
  2. Gernot Minke – Manual De Construcción Con Paja Descargar
  3. Gernot Minke – Manual De Construccion En Tierra Descargar
  4. Gernot Minke – Techos Verdes Descargar
  5. Johan Van Lengen – Cantos Del Arquitecto Descalzo Descargar
  6. Johnny Salazar – Construyendo Con COB Descargar
  7. Elias Rosales Escalante – Manual De Tratamiento De Aguas Grises Descargar
  8. Bill Steen – La Casa De Fardos De Paja Descargar
  9. Lourdes Castillo Castillo – Sanitario Ecológico Seco Descargar
  10. Gustavo San Juan – Manual De Construccion De Calentador Solar De AguaDescargar
  11. Pedro M. Molina – Como Hacer Hornos De Barro Descargar
Por favor no grabes en la penca de un maguey tu nombre.

Por favor no grabes en la penca de un maguey tu nombre.

Al escribir en un maguey, le produces heridas y puede adquirir infecciones que lo dañarán seriamente.

El Charco del Ingenio es un jardín botánico y reserva natural localizado a unos minutos del centro histórico de San Miguel de Allende. Su nombre proviene de una poza natural encajada al fondo de una imponente cañada. Dotado de una gran biodiversidad, sus abundantes especies nativas de flora y fauna se aprecian en el matorral, el humedal y la cañada. Alberga una extensa colección botánica de cactáceas y otras plantas suculentas mexicanas, muchas de ellas raras, amenazadas o en peligro de extinción. Sitio consagrado como Zona De Paz por el Dalai Lama que consta de: Conservatorio de plantas mexicanas, miradores, senderos y vestigios históricos, jardín de los sentidos para niños, zona de acampar, tienda y cafetería; así como de diversas actividades como visitas guiadas, temazcales, talleres, conciertos, ceremonias de luna llena y más.

 El Charco del Ingenio-Jardín Botánico por una cultura de respeto y apreciación de la Naturaleza.

 

Descarga Todo sobre el Pulque, Revista Pulquimia (PDF)

Descarga Todo sobre el Pulque, Revista Pulquimia (PDF)

La Revista Pulquimia nos deja una buena enseñanza; el origen milenario del pulque, sus las palabras de origen nahuatl y hasta una receta de pan de maíz y pulque de Carmen Mendoza Camara, son solo algunos de los temas que podrás disfrutar al leer ésta edición.

El rol de la investigación pulquera (fragmento) 

Difundir el conocimiento de los agaves pulqueros, su labor artesanal e industrial tiene como resultado la adhesión constante de nuevos actores. Se busca implementar tecnología y consumir sus derivados, representar la cultura popular y apoyar tradiciones dentro de la deforme cosmovisión que permea la idiosincrasia mexicana. Esto último debido al creciente número de personas que aportan datos desde su localidad sobre el mundo de los agaves, las redes sociales que compilan información y tienen un trabajo constante en la difusión, sin olvidar a los bebedores asiduos de pulquería que relatan sus vivencias con la bebida y, a la vez, la siguen manteniendo viva.

Conservar tradiciones como el pulque, mas allá de formar una cultura milenaria como lo fue la civilización del maguey, abastece una necesidad básica: nutrir. Es alimento, medicina, elixir remanente que se agradece cuando embriaga y/o alivia. En la actualidad, si se piensa en pulque surgen todo tipo de teorías sobre la gente que lo toma. Aunque el mundo pulquero tenga mala fama también es verdad que de todas las bebidas es de las menos procesadas y más natural, que hay.

Siguenos en FACEBOOK https://www.facebook.com/deliciasprehispanicas.mex

Indice:

2 Editorial
El rol de la investigación
pulquera
Jacinto Preciado, Lizeth Sevilla
y Alejandra Velasco

5 Saber Popular
Xomatli, Xicalli y Caxitl,
Recipientes Milenarios para
Beber Pulque
Javier Gómez Marín

10 Crónica Pulquera
Del Bataclán a La Vencedora
Arturo Olvera Hernández

15 Crónica Pulquera
La odisea del pulque
Raúl Guerrero Bustamante
Pachuca, Hidalgo.

19 Pulque en la historia
La cultura pulquera en San Luis
Potosí: Pasado y presente
Gerardo Vela de la Rosa

27 Pulque en la historia
Vida cotidiana en las haciendas
pulqueras de los llanos de Apan.
Rodolfo Ramírez Rodríguez
Índice

35 Pulquearte
Retrato de hilo blanco
Miguel Así sin Apellidos

37 Gastronomía Pulquera
El pulque es el amante perfecto
de la comida mexicana
Jesús Osornio Leocadio

40 Gastronomía Pulquera
Pastel de maíz y pulque para un
corazón apachurrado
Carmen Mendoza Cámara

42 Gastronomía Pulquera
Cerditos de pan de yema y
pulque
Carmen Mendoza Cámara

44 Crónica Pulquera
Don Chuy, algo de su vida y el
pulque
Fabián Jalil Martínez Gómez