Los llamados “odres” eran de piel de animal, principalmente de chivo o cabrito, y servían para transportar el pulque en el siglo XIX. De esos “cueros” del animal se hizo popular la expresión “vienes hasta las manitas” (cuando alguien se pasa de copas). El cuero se llenaba totalmente hasta “las manitas” justamente como en la fotografía.

 


 

 

 

Créditos:

Xalapa Antiguo, análisis y opinión…
@XalapaAntiguo