Archivo de la etiqueta: xoloitzcuintli

Los perros mesoamericanos #DíaMundialDelPerro

Share

El perro fue probablemente el primer animal en ser domesticado y ha acompañado al ser humano durante unos 10,000 años. En Mesoamérica existieron dos razas de perros.  El xoloitzcuintli era uno de ellos, la otra el itzicuintli al que también llamaban tlalchichi.

El tlachichi era bajo y de patas cortas. Se le criaba para consumo humano, aunque éste se realizaba en rituales porque este acto llevaba implícito que la persona asimilara la esencia espiritual del animal. El otro era conocido como xoloitzcuintli, era el más alto de los perros mesoamericanos y su piel estaba desnuda, era de compañía y guardián, por lo que ya desde aquellos tiempos se le cuidaba untando resinas en la piel. Desciende de un linaje muy diferente al de los perros comunes que llegaron por el Estrecho de Bering. En época prehispánica fue muy apreciado
Sin importar la raza, el perro fue compañero de caza, amigo, guardián, alimento, fuente de materia prima y animal de sacrificio, pero lo más importante fue su papel como ser mitológico. En el ámbito religioso fue considerado sagrado, con las funciones de representar a los hombres en el sacrificio.
Era un animal terrestre por su fuerte relación con el hombre, pero también infraterrestre por conducir a sus espíritus al inframundo
@MNA Oficial

Cada 21 de julio se celebra el Día Mundial del Perro, una fecha para agradecer a nuestras mascotas su fidelidad incondicional.#DíaMundialDelPerro

 

Te recomendamos estos enlaces relacionados:

Este es el hermoso Xoloitzcuintli, el perrito que se lleva a los muertos al Mictlan.

Fuente: @MNA Oficial

Este es el hermoso Xoloitzcuintli, el perrito que se lleva a los muertos al Mictlan.

Share

Cuenta la historia que entonces descendían al Mictlan, al inframundo «los que morían de enfermedad, ahora fuesen señores o principales, o gente baja, y el día que alguno se moría, varón o mujer o muchacho… »  Sahagún,  

…y más, hacían al difunto llevar consigo un perrito de pelo bermejo, y al pescuezo le ponían hilo flojo de algodón; decían que los difuntos nadaban encima del perrillo cuando pasaban un río del infierno que
se nombra Chiconahuapan [….] -Dicen que el difunto que llega a la ribera del río arriba dicho, luego mira el perro (y) si conoce a su amo luego se echa nadando al río, hacia la otra parte donde está su amo, y le pasa a cuestas. Por esta causa los naturales solían tener y criar los perritos, para este efecto; y más decían, que los perros de pelo blanco y negro no podían nadar y pasar. Dizque decía el perro blanco: yo me lavé; y el negro decía: yo me he manchado de color prieto, y por esto nos puede pasaros.

Solamente el bermejo podía pasar a cuestas a los difuntos, y así en este lugar del infierno que se llama Chiconaumictlan, se acababan y fenecían los difuntos. Llegaban después delante de Mictlantecuhtli .

La otra parte donde decían que se iban las ánimas de los difuntos es el paraíso terrenal, que se nombra Tlalocan, en el cual hay muchos regocijos y refrigerios, sin pena ninguna; nunca jamás faltan las mazorcas de maíz verdes, y calabazas y ramitas de bledos, y chile verde y xitomates, y frijoles verdes en vaina, y flores.

La cría del xoloitzcuintle: 

Los nahuas, llamaban al perro sin pelo xoloitzcuintli, el más grande de los perros autóctonos, sin pelo, de piel suave y lisa.  Pero habia otros perros, como el chichi o tlalchichi,  xochiocóyotl y telamin o tehuízot~ todas estas clases de perros eran
de varios colores, lisos y manchados; grandes y medianos; unos de pelo largo y otros, corto; de largos hocicos, dientes agudos, orejas cóncavas y pelosas, cabeza grande y corpulentos. Eran mansos y domésticos, con todas las cualidades de nobleza y cariño con las que conocemos a los perros de hoy.

En la época prehispanica había algunas personas que vivían de criar perros.  A los Xolos los hacían dormir cobijados y les untaban una resina llamada óxitl para que se les cayera el pelo,  ya que en la misma camada, algunos nacen con pelo y otros, pelones. Los pelones tienen la particularidad de que les faltan muchos dientes y tienen un grado mas de temperatura corporal, por lo que les es mas fácil sudar, sobretodo del vientre. Estos rasgos se deben a un gen que se transmite a los hijos.

Como su piel es  muy delicada, los nahuas los protegían del sol y del frío untándoles aceite. Tienen hocico aguzado, orejas grandes y puntiagudas (hasta de 10 cm.), como de murciélago, ojos medianos almendrados, desde amarillos hasta negros.
Expresión inteligente y vivaz. Son de colores distintos, oscuros y claros, bronce, gris, negro, a veces con manchas rosadas o café. Casi no ladran ni gimen, por eso se les conoce también como «perros mudos»…

COMPÁRTELO EN TUS REDES SOCIALES 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Créditos: Foto de portada: instagram @elevageduaraisdeschimeres.

Texto: El perro como símbolo religioso entre los mayas y los nahuas. Mercedes de la Garza. Dias de muertos en el mundo Nahuatl prehispánico. Patrick Johansson.