JINICUIL ofrenda al dios Macuilxochitl – Origen de la Palabra.

JINICUIL ofrenda al dios Macuilxochitl – Origen de la Palabra.

Es un árbol perteneciente a la familia de las leguminosas, muy frondoso, de hojas pequeñas ovaliformes y agudas. Sus vainas contienen una docena de semillas las cuales son comestibles, la sarcotesta que las rodea también se come (Vargas-Simón et al., 2005). El árbol se utiliza en reforestación y para dar sombra a cafetales y cacaoteros. La semilla de sus vainas es conocida como cuajinicuil, guajinicuil o simplemente jinicuil.

La palabra Jinicuil viene del Nahuatl Xoneculli, de xo que significa “pie” y necuilli, torcido, es decir “pie torcido” debido a la forma de sus vainas, que asemejan las palmas de los pies.

Nombres comunes: Algodoncillo (Español) / Jinicuil, Bitze (Maya) / Ta’chki (Mixe) / Chalahuite, Jinicuile, Vaina, Jenecuil, Jenecuile, Talaskat, Kalam, Calahuite grande, Chicharra, Cuajinicuil paterno, Ca’la’am, Talax (ND) / Huehuexot (Náhuatl) / Ca’la’m (Totonaco) / Tz’elel (Tseltal)

USOS CULINARIOS:

Entre los totonacas se consume de la siguiente manera:

La semilla se hierve con sal y se muele en el metate y con la pasta se hacen gorditas que se cuecen en el comal y se comen acompañadas de café u otra bebida. También es posible mezclarlo con maíz molido para hacer un atolito perfumado a la vainilla.

Los Chinantecos,  cocinan las semillas junto con frijoles y hojas de amaranto. El mucilago que roda la semilla también se come y es muy sabroso.

El pan prehispánico de jinicuil.

En su Historia General, Fray Bernardino nos relata que el xonecuilli era una especie de pan (tortillas o gorditas) trabajado en forma de S, es decir “torcidas” y que tenían como fin asemejar a los rayos de las tormentas. Los antiguos hacían con este una ofrenda al dios Macuilxochitl (cinco flor) el día de la fiesta de las flores.

Mixteca-Puebla vessel depicting Macuilxochitl (Xochipilli), god of music, dance, feasts and gambling
Macuilxochitl o Xochipilli
(cinco flor)

UNA DEIDAD FEMENINA

Se cree que Macuilxochitl era una deidad femenina, hija de Cihuacoatl — la mujer serpiente — quien era una cihuacuicanitl (mujer cantora). Fuentes del siglo XV indican que las mujeres cantoras eran educadas bajo altos estandares, capaces de recitar propiamente y escribir composiciones.
En uno de sus textos, Macuilxochitl narra la victoria de su tio, el guerrero y tlatoani Axayacatl, cuando lucho contra el pueblo Matlazinca.

Esta historia se relata en el documento “Cantares mexicanos”

 

 

 

 

 

Escrito por Paco Perez. 

Foto de portada: elindependiente.mx

Share