Recetario de Cocina Prehispánica Edición Bilingue.

Share

Las recetas están divididas por regiones gastronómicas como sigue:

SURESTE

Pescado en pipián (Quintana Roo)
Chaya con calabaza (Campeche)
Chuli-buul (Campeche)
Papadzul (Campeche)
Pozol blanco (Tabasco)
Camote con guanábana (Tabasco)
Conejo en siguamonte (Chiapas)
Buli-auh (Chiapas)
Pib de armadillo (Yucatán)

GOLFO

Caldo de jaiba (Tamaulipas)
Huatape de camarón (Tamaulipas)
Jacubes en pipián (Tamaulipas)
Zacahuil (Veracruz)
Tesmole (Veracruz)
Ciruelas con azúcar (Veracruz)

OAXACA

Puñete de frijol
Quintoniles
Mole amarillo
Coloradito
Tepache
Caldo de piedra

ALTIPLANO

Pescado en salsa de ciruela (Morelos)
Flor de zompantle en pipián (Morelos)
Caldo de pescado o de acamayas (Puebla)
Salsa de guaje con tomates (Puebla)
Cacahuates en salsa (Puebla)
Atole de cacahuate (Puebla)
Guacamole rojo (Tlaxcala)
Esquites (Tlaxcala)
Sopa de hongos (Distrito Federal)
Alegría (Distrito Federal)
Mole verde (estado de México)
Atole agrio (estado de México)

CENTRO

Nopales con charales (Aguascalientes)
Salsa de escamoles (Querétaro)
Atole de aguamiel (Querétaro)
Caldo largo (Guanajuato)
Chile molcajeteado con xoconostle (Guanajuato)
Jarabe de xoconostle (Guanajuato)
Tlapanile de chayote (Hidalgo)
Atole de capulín (Hidalgo)
Pascal (Hidalgo)

OCCIDENTE

Cuachala (Jalisco)
Uchepos (Michoacán)
Esquites (Nayarit)
Tamales barbones (Sinaloa)
Tsinari (Nayarit)
Atapakua kurunda (Michoacán)
Mole de guajolote (Guerrero)
Chilate de gallina (Guerrero)
Tamales de ceniza (Colima)

NOROESTE

Almeja chocolata asada (Baja California)
Machaca de venado (Baja California)
Pinole de piñón (Baja California)
Chía (Chihuahua)
Chacal (Chihuahua)
Requesón de semilla de calabaza (Sonora)
Gallina pinta (Sonora)
Tamales de pitahaya al sol (Sonora)

NORESTE

Tacos sudados (Zacatecas)
Sopa de frijoles (Nuevo León)
Mole de olla (Zacatecas)
Atole de pinole (Nuevo León)
Salsa de chile piquín (San Luis Potosí)
Atole de maíz de teja (San Luis Potosí)
Chuina de maíz con chechalote (Durango)
Chuina de nopales de abril y mayo (Durango)
Conejo en salsa de chile pasilla (Coahuila)
Pescado enchilado (Coahuila)

Primera impresión Noviembre 2002

 

Descarga el recetario pulsando en esta frase

 

 

 

Descarga el Libro «Gastronomía Prehispánica en México TRADICIONES Heredadas» publicado por Fundación Cultural Armella Spitalier

Share

Editado por FUNDACIÓN CULTURAL ARMELLA SPITALIER en el año 2008.

Introducción

Somos lo que comemos. Y en ocasiones no alcanzamos a vislumbrar la riqueza que nos habita y germina en nuestro cuerpo, a partir de alimentos que han poblado nuestra tierra desde tiempo inmemorial.¿Quién siquiera piensa en el lujo que es la tortilla? ¿Sabemos cuánto tiempo ha estado entre nosotros? La boca se inunda de un placer peculiar al imaginar un mole poblano o de Oaxaca, un pozole de Guerrero o una simple quesadilla… Pero, ¿de dónde vienen?¿Qué será de su sabor si averiguamos? Penetraremos en historia, en sus secretos. Sabremos más de esos platillos y de otros. Sabremos más de nosotros.

 

La comida es el espejo donde vemos reflejado nuestro paisaje, nuestra fauna, nuestra historia. Nosotros mismos estamos en ella. Y no hay más que caminar por los pasillos de mercados y tianguis para ejercer los cinco sentidos: el ritmo cromático de las colinas frutales; el sonido que emana del aroma de hierbas infinitas; pescados, gallinas, la sangre intensa de las carnes que se palpan en el aire…

 

Sensaciones en la piel, en la lengua, en los ojos. Hombres y mujeres nos incitan a caer en la tentación: éste ofrece verdura recién traída del campo; aquélla, las especias para inundar de aromas la olla de barro; la del puesto siguiente, los huauzontles y los chiles rellenos… Difícil no ceder.

 

Ahí, en lo cotidiano, el fulgor y los prodigios de un pasado que se funde con el presente. Un pasado fértil y exuberante, pero silencioso. Su voz se levanta hoy, cada vez más alto, para contarnos la historia de lo que fuimos, de lo que somos, llegando al cuerpo y a las emociones que acompañan el disfrute de la comida mexicana.

 

Fundación Cultural Armella Spitalier fundacionarmella.org

aglutinaeditores.com

DESCARGA el E-Book Gastronomía Prehispánica en México Tradiciones Heredadas publicado por Fundación Cultural Armella Spitalier y aglutinaeditores.com

COMPRA el libro en CD pulsando en: fcas.mx Fundación Cultural Armella Spitalier

 

 

 

Tenemos 15 Libros sobre la CULTURA MAYA que puedes descargar gratis

Share

Prepara un rico licor de MAÍZ, con esta simple receta casera.

Share

Antes de comenzar es necesario aclarar que esta bebida no es prehispánica ya que es preparada a partir de un alcohol destilado. El método «europeo» de destilación comenzó en México en el siglo XVI. ¿Por qué publicamos entonces?… porque se hace uso de uno de los alimentos que México regalo al mundo: el maíz

La infusión constituye la lenta maceración de plantas oficinales (medicinales) frutas, bayas y especias inmersas en una solución con una base alcohólica. Por medio de la maceración, los compuestos químicos contenidos en los vegetales se solubilizan.

Las bases que se utilizan habitualmente son dos; el alcohol del 95 y el orujo (aguardiente obtenido de la destilación del bagazo de la uva) en este caso utilizaremos este último. Otras soluciones pueden ser Vodka, Tequila, etc. La elección de la base depende del gusto de cada uno. En caso de que se utilice alcohol del 95 es recomendable adicionar — al final de la maceración — cierta cantidad de agua destilada mezclada con azúcar.

La barba del maíz es el estigma de la flor, es emoliente y diurética y contiene vitamina K también conocida como fitomenadiona, principalmente requerida en los procesos de coagulación de la sangre y también sirve para generar glóbulos rojos .

Licor de maiz foto: vix.com

Ingredientes:

  • 1.5 L de orujo ( o alcohol del 95)
  • 2 Mazorcas de maíz (zea mays) verdes es decir, antes de madurar por completo y con «barbas» frescas.

Preparación:

  • Corte las mazorcas por la mitad y métalas en un recipiente (esterilizado) de boca ancha. Vierta sobre ellas el orujo y déjelas en infusión al sol durante una semana, agitando de vez en cuando.
  • Dejar macerar en un lugar cálido pero sombreado durante otras dos semanas.
  • Seguido a ello, se deberá encerrar en una bodega donde reposará un mes más.
  • El siguiente paso es colarlo con una manta (o filtro de cafetera) y dejar que envejezca 4 meses más en un lugar fresco y oscuro.

 

Lo mejor de la vida tarda siempre en llegar ¡Que lo disfrutes!

 

 

 

 

 

 

Escrito por Paco Perez,

Fotos: vix.com 

La gastronomía mexicana desde sus raíces