Archivo de la categoría: Recetas

Atole de Masa con Gualumbos.

Share

 

En la actualidad, estamos tan alejados de los ingredientes tradicionales obtenidos de la madre tierra que en ocasiones cuando escuchamos los nombres: flor de garambullo, cardoncillo o gualumbos, desconocemos totalmente de que se nos habla.

En esta ocasión tocaré el tema de los quiotes o gualumbos, estas suculentas flores del maguey de sabor suave y textura agradable hasta el paladar más exigente.

¿Qué son?, ¿De dónde provienen? ¿Cómo se comen?

Si no conoces la planta del maguey — los gualumbos — son las flores que se dan en una variedad de esta planta que es de tamaño pequeño y aspecto similar a la sábila,  de color amarillo muy claro.

Podemos encontrarla generalmente en las barrancas y en las comunidades.  También se le conoce con el sobrenombre de “Patas de gallina de cerro”.

Las flores aparecen desde el mes de febrero y podemos disfrutarlas hasta el mes de junio, cocinándolas fritas a la mexicana, en tacos con salsa de xoconostle (un tipo de tuna) o chile de árbol, con cebolla, chile y epazote. En fin la imaginación para degustar este manjar del maguey no tiene límites.

Y para seguir con este pequeño breviario del gualumbo, les comparto mi receta de ATOLE DE MASA CON GUALUMBOS, esperando que la preparen y la disfruten tanto como yo.

Ingredientes:

300 grs de gualumbos limpios (sin pistilos)

1 lt de agua

150 gr de masa de maíz

150 gr de piloncillo

  • c/n de agua para hervir los gualumbos
  • c/n de agua para licuar los gualumbos
  • c/n de agua para diluir la masa de maíz

** c/n = cantidad necesaria

Procedimiento:

1.-Lavamos las flores  bajo el chorro de agua para eliminar residuos de tierra y algún pistilo que pudiera quedarse en la flor (ya que si se queda algún resto se amarga la preparación).

2.-Colocamos los gualumbos en una cazuela con el agua necesaria para hervirlos durante 25 minutos (revísalos constantemente) hasta que se suavice la flor los retiramos del fuego y los reservamos tirando el agua de cocción.

3.- Mientras se cuecen rallamos la barra de piloncillo y la reservamos.

  1. Licuamos los gualumbos con cantidad necesaria de agua, solo para que puedan licuarse perfectamente, adquiriendo una consistencia de puré y sin restos de la flor.

5.- Agregamos un litro de agua en una cazuela y la ponemos a hervir, cuando rompa en hervor agregamos el puré de gualumbos, la ralladura de piloncillo, los incorporamos perfectamente y dejamos hervir 10 minutos.

6.- Disolvemos la masa de maíz en agua y la agregamos a la cazuela con la mezcla de gualumbos y revolvemos, dejamos que hierva el atole hasta que espese y adquiera cuerpo, aproximadamente 15 minutos más y retiramos del fuego.

Nota: Es importante que no dejemos de revolver para que no vaya a derramarse el atole que hemos formado.

7.- Servimos en jarro de barro o en el contenedor de su preferencia y …

Buen provecho!!!

Receta por: Dante L. Vargas,  Pachuca, Hidalgo.

Atole de Capulín – Cocina Tradicional Mexicana

Share

El atole de capulín es otra buena idea para aprovechar la abundancia estacional de este fruto mexicano. Igual que en los tamales, existen tradicionalmente 2 maneras de prepararlo.

 

Ingredientes:

2 Kilos de Capulin bien maduro

Un kilo de masa

Medio kilo de piloncillo.

 

Manera de hacerlo:

 CAPULINES

La primera:

En un recipiente con poca agua, restriega los capulines, sácales la semilla y muélelos en el metate junto con la masa para que se muela muy bien.

Enseguida mézclalo con el agua de restriego para aprovechar el jugo de la fruta que quedó allí. Cuélalo todo y viértelo en una olla de barro que colocaras al fuego moviendo constantemente para que no se pegue. Cuando esté a punto de dar el primer hervor, agrega el piloncillo raspadito, baja el fuego y ya que se disuelva esta listo!

 

La segunda:

Restriega en agua los capulines, comienza a desbaratarlos con tus manos hasta sacarles todas las semillas. Enseguida se cuela con un colador y el agua resultante se pone a hervir en una olla de barro.

A continuación, deslíe un poco de masa de maíz en agua y comienza a incorporarla en el agua de capulín que está al fuego, sin dejar de menear con una cuchara de madera. 

Cuando ya vaya quedando, agrega entonces el azúcar sin dejar de menear. Cuando tome la consistencia deseada, esta listo!.

Puedes consumirlo calientito o frío. Es delicioso!!!

 

 

Foto de portada tomada de travelwellflysafe.com/

 

 

 

 

 

 

 

 

Tamales de Capulín – Cocina Tradicional Mexicana

Share

Durante agosto y septiembre el capulín está en temporada, así que es el mejor momento para aprovechar esta delicia y parece que buena idea que sea en un rico y delicioso tamal! …

El capulín, es una frutilla de sabor delicado, los aztecas le llamaban CAPOLCAHUITL. Aunque de origen prehispánico, la siguiente receta incorpora ingredientes que llegaron con la colonia, es decir el azúcar y la canela. Se trata de una receta de la cocina tradicional mexicana.

Ingredientes:

Un kilo de capulin 2

50 gramos de masa de maíz o harina de maíz

250 gramos de azúcar (o al gusto)

3 rajas de canela

Hojas de totomoxtle (las hojas que cubren la mazorca de maíz)

 

Manera de hacerse:

Existen 2 métodos usuales en la cocina tradicional.

El primero:

En una olla de barro se ponen a cocer los capulines, cuando ya se estén cocinando se les va incorporando la harina poco a poco y se remueve muy bien; luego se vierte dentro el azúcar.  Cuando ya vaya a estar listo se le agrega la canela y se retira del fuego. Enseguida se embarran las hojas de totomoxtle, y se hacen los tamales.

 El segundo:

Se cocinan los capulines con el azúcar y canela, y se dejan enfriar. Se revuelven con la masa de maíz  formando una pasta homogénea y se hacen los tamales que se cocinan de la manera habitual.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Créditos:

Fotografía de Portada. Tamal de Capulín | de Tlaloque @ Valle de Bravo, via Flickr.

GORDITAS Guadalupanas de la Villa

Share

En Mexico, el 12 de diciembre es el día de la Virgen de Guadalupe. La comida tradicional de esta fiesta es la barbacoa de borrego con salsa «borracha». Sin embargo hay algo aún más famoso que inunda las puertas de todas las Iglesias de la villa desde hace más de 200 años…

Se trata de las Gorditas Guadalupanas, producto del sincretismo cultural y religioso, pues tienen raíces en las ofrendas a Tonantzin , diosa prehispánica de la fertilidad y el maíz… a quienes nuestros ancestros rendían culto. Claro, sabemos por la historia que se ofrendaban tamales y atoles entre otras tantas maneras de cocinar el maíz.
Teotenantzin, quiere decir Madre de los dioses, mientras nican mopohua en náhuatl significa ‘aquí se refiere’, es el nombre que se da al relato original de las apariciones de la Virgen de Guadalupe… sucesora de Tonantzin.

Todos conocemos la historia de la aparición de la Virgen en el cerro del Tepeyac, pero no fue sino hasta el año 1895 que se le reconoció oficialmente como la Santa Patrona de todos los mexicanos, y hoy lo es de toda hispanoamerica. Un año más tarde se crearon las hoy famosas y mejor conocidas como “Gorditas de la Villa” , receta de un “pan de maíz” que evoluciona y desde entonces se convierte en platillo nacional. Así es, cuando los Guadalupanos peregrinaban para asistir a la Basílica de Guadalupe, los residentes de la Villa vendían (y aun lo hacen) en la plaza las gorditas de maíz las cuales se hicieron famosas por haber sido el “alimento de la Virgen”…

Ingredientes:

Medio kilo de maíz cacahuazintle.
100 gramos de harina de trigo (opcional)
250 grs. de manteca de cerdo.
250 gramos de azúcar morena o piloncillo.
6 yemas de huevo.
1 cucharada de tequezquite (como sustituto puedes usar polvo para hornear)
1 cucharada de esencia de vainilla (opcional.)

Manera de hacerlas:

1.- Disuelve el tequesquite en una taza de agua y cuélalo. Deja que se asiente.

2.- El maíz se muele en seco en el metate junto con el azucar y se revuelve con la harina de trigo. Luego se hace una fuente con las harinas.

3.- Se agregan las yemas, y la vainilla formando una masa con tus manos, agregando poco a poco el agua de tequesquite. Tradicionalmente se vuelve a moler la masa en el metate y se agrega la manteca, pero este paso lo puedes anular y simplemente mezclar todos los ingredientes desde el principio.

No debe de quedar una masa pegostiosa, sino manejable. La harina de trigo ayudará a que la masa sea mas elástica.

4.- Se hacen las gorditas delgaditas y se cocinan en el comal cambiándolas de lado de un tiempo al otro.

Ya frías se envuelven en papel de china de colores y se venden… para guardar su frescura mas tiempo se recomienda empacarlas en un film alimentario y posteriormente adornar con el papel de china.

Escrito por Paco Perez,

 

 

 

Receta de la colección Cocina Indígena y Popular de CONACULTA..